Alopecia precoz, ¿Cómo detectarla?

Alopecia precoz

Si bien la calvicie es un trastorno capilar que debería tocar únicamente la puerta de personas de edad avanzada. No siempre es así. Hoy en día los índices de alopecia precoz se han disparado significativamente entre los jóvenes. Especialmente, entre la población masculina, aunque las mujeres tampoco están exentas de padecer algún tipo de efluvio telógeno o de la alopecia fibrosante. Lo cierto es que, cada vez son más las personas menores de 30 años que ven comprometida la salud de su cuero cabelludo.

Detrás de estos indicadores suelen estar diversos factores tanto internos y externos. El estrés y las tensiones a las que estamos expuestos en el día a día. Son, por lo general, una de las variables que más favorecen al crecimiento exponencial de este problema. Sin embargo, los malos hábitos alimenticios, patologías subyacentes, el consumo excesivo de alcohol y predisposiciones genéticas o alteraciones hormonales. También tienen una alta incidencia en el desarrollo de este tipo de alopecia.

Por ello, si quieres saber cómo identificar, prevenir o tratar la pérdida de cabello de forma prematura. Sigue leyendo este artículo.

También te puede interesar: Calvicie por estrés ¿Es posible?

¿Qué es la alopecia precoz?

Alopecia precoz

Cuando un hombre empieza a ver mermada su densidad capilar por una caída de cabello excesiva antes de los 20 años. Así como cuando se manifiesta la aparición de entradas muy marcadas en las zonas de la sien o en la parte superior de la cabeza. Se puede hablar de una alopecia precoz masculina. Un problema estético que, en el 90% de los casos, guarda una estrecha relación con la alopecia androgénica o con la calvicie común.

Esto, debido a que la pérdida de pelo prematura tiene mucho que ver con una alteración de orden genética y hormonal. En donde, el exceso de actividad de la enzima 5-alpha reductasa transforma la testosterona en dihidrotestosterona. Desencadenando un proceso de miniaturización irregular de los folículos pilosos que termina restándole grosor y calidad a las fibras capilares. O hasta provocando el cierre de la papila dérmica de donde nace el cabello. Lo cual termina impidiendo que el pelo vuelva a crecer de nuevo de manera natural.

Es decir que, a causa de los efectos de dicha enzima y a una velocidad que puede ser más o menos rápida. El folículo piloso se hace cada vez más fino y pequeño hasta que finalmente desaparece. Mientras que, en lo que respecta a las mujeres, las manifestaciones de la calvicie prematura son mucho más tardías en el grueso porcentaje de los casos. Y casi siempre empiezan a generar estragos entre los 40 y los 45 años. Tornándose más acentuada con el arribo de la menopausia. Aunque, a diferencia de los hombres, rara vez conduce a la pérdida total del cabello.

Principales síntomas

Alopecia precoz

La alopecia precoz es una dolencia estética fácil de identificar. El promedio de pelo que se cae en un día no debe exceder los 150 cabellos. Sin embargo, se debe evitar confundir este tipo de afección con algún tipo de efluvio telógeno postparto. O con una caída de cabello estacional. Debido a que dichas mermas son transitorias y no deberían durar más de uno o dos meses.

Así que, en aras de no alarmarse por gusto y de no establecer conjeturas erróneas. Algunos de los indicios más comunes que delatan la calvicie prematura en los jóvenes o en personas menores de 50 años son los siguientes:

Aparición de entradas

Alopecia precoz

La pérdida de cabello en la zona de la sien o en la parte superior de la cabeza. Son dos de los síntomas más evidentes de la alopecia precoz. De hecho, si eres un joven de entre 17 o 18 años y ya tienes entradas. Deberías empezar a preocuparte por tu salud capilar.

Debido a que la ausencia de pelo en esas áreas es un claro indicador de que sufrirás de algún tipo de calvicie en los años venideros.

Presencia de cabello sobre la almohada

Alopecia precoz

No es normal levantarse de la cama por las mañanas y dejar una estela de cabello sobre la almohada. Este es otra de las señales que delatan que algo no anda bien en tu cuero cabelludo. Y claramente deja ver las primeras manifestaciones de la alopecia precoz.

Dolores o molestias en el cuero cabelludo

Alopecia precoz

Si presentas enrojecimiento, descamación o inflamación irregular en el cuero cabelludo. Es muy probable que la calidad, el grosor y el aspecto de tu melena no sea ni la más saludable, ni la más abundante. De hecho, afecciones cutáneas como la proliferación de hongos y la dermatitis seborreica, suelen preceder a la calvicie.

Por ende, si notas cualquier anomalía de este tipo. Lo mejor que puedes hacer es acudir a un dermatólogo que te ayude a minimizar la comezón asociada a esta enfermedad. Sobre todo, para evitar el desprendimiento innecesario de cabello.

Resequedad, enrojecimiento y descamación

Alopecia precoz

Las lesiones o costras que se forman en el cuero cabelludo a raíz de procesos inflamatorios crónicos. Impiden la correcta oxigenación de los folículos pilosos y por ende se produce un progresivo adelgazamiento y deterioro de las hebras.

Así que si quieres que tu melena crezca sana y que no se caiga de manera prematura. Procura controlar de forma oportuna este tipo de dolencia.

Caspa o exceso de grasa en las raíces

Alopecia precoz

La caspa en sí misma no es la causa directa de ningún tipo de calvicie. Sin embargo, cuando es la consecuencia de afecciones como la dermatitis seborreica. Si que puede contribuir con el avance o el agravamiento de la alopecia precoz. En algunos casos se produce por el uso champús o cosméticos demasiado agresivos y en otros por la sobreproducción de sebo. O por la proliferación de hongos en cuero cabelludo.

El punto es que, regular la segregación de grasa en las raíces. Es indispensable para que los folículos pilosos respiren con normalidad. Ya que el exceso de sebo además de impedir la correcta nutrición del pelo. Estimula la producción de dihidrotestosterona que es la hormona responsable de causar alopecia en hombres.

Brotes de acné

Alopecia precoz

Debido a la sobreproducción de andrógenos en el organismo. Otro de las afecciones cutáneas y síntomas más comunes que suelen presentar las personas con alopecia precoz, es el acné. Básicamente porque la incidencia de dichas hormonas en el cuerpo tiende a favorecer el desarrollo de granos en la cara y en otras zonas de la piel. Así como a estimular la actividad excesiva de las glándulas sebáceas.

Disminución de la densidad capilar

Alopecia precoz

La reducción del diámetro del pelo a consecuencia de la miniaturización de los folículos pilosos. Contribuye notablemente a aumentar la fragilidad del cabello, haciendo que se quiebre y se caiga con mayor facilidad. Así que, si en la cotidianidad, notas que pierdes o se te caen más de 150 cabellos al día. Y que tu melena deja de verse radiante y voluminosa de un momento a otro, para presentar claros en el cuero cabelludo. Solicita la valoración de un profesional de la salud.

El adelgazamiento del cabello es uno de síntomas más característicos de la alopecia precoz en mujeres. Especialmente después de los 40 años y, por lo general, se hace más evidente en la línea de nacimiento del pelo. Aunque también puede llegar a percibirse en la parte superior de la cabeza y en la línea central o lateral de un peinado convencional.

Además, si se prolonga en el tiempo vendrá siendo un indiscutible indicio de alopecia difusa.

Causas que dan paso a esta afección

Como avanzamos en líneas anteriores, el origen de esta afección capilar. Suele ser múltiple y diversa. Sin embargo, en la mayoría de los casos el componente genético juega un papel determinante. Aunque no siempre es la única variable que da paso a la calvicie prematura.

Por ello y en aras de que tomes medidas preventivas oportunas para frenar o mitigar el avance de la caída del cabello a temprana edad. Te presentamos los principales factores que desencadenan la alopecia precoz:

  • Estrés, ansiedad o problemas emocionales.
  • Sobreproducción de andrógenos.
  • Alteraciones tiroideas.
  • Anemia ferropénica.
  • Desnutrición o dietas excesivamente restrictivas.
  • Infecciones en el cuero cabelludo como la tiña.
  • Tricotilomanía o trastornos psicológicos asociados.
  • Peinados excesivamente tirantes y tratamientos químicos agresivos.
  • Desordenes hormonales.
  • Efluvio telógeno crónico.
  • Antecedentes familiares o predisposiciones genéticas.

Consejos para combatirla

Lo primero que debes hacer para abordar y tratar cualquier tipo de alopecia precoz, es solicitar la valoración de un experto. Este no solo te ayudará a determinar la causa exacta de la caída del cabello. Sino que además te ofrecerá un diagnóstico especializado del estadio y el tipo de alopecia que está mermando tu densidad capilar.

De ahí en adelante y una vez tengas claras y precisadas las necesidades de tu cuero cabelludo. Podrás recurrir a tratamientos médicos más específicos. Con el fin de mejorar la irrigación sanguínea y estimular el crecimiento del cabello. Tanto en las zonas afectadas por la calvicie, como en las áreas que aún no han quedado desprovistas de pelo.

El minoxidil y el finasteride, son dos de las fórmulas, en formato de fármacos y lociones. Más efectivas para contrarrestar los síntomas de la alopecia androgénica. Aunque si estás en busca de soluciones más duraderas y naturales. El trasplante capilar con la técnica FUE o con la técnica DHI.  Son dos de las mejores alternativas por las que puedes apostar para recuperar la fuerza y abundancia de tu cabellera.

Y si deseas optimizar aún más los resultados. Combinar esta cirugía, con sesiones de mesoterapia capilar. Te ayudarán a nutrir y a fortalecer mucho más el cabello trasplantado.

Acciones puntuales

Aunado ello, otras de las medidas que te invitamos a seguir para prevenir la calvicie prematura, son las siguientes:

  • Procura mantener tu cabello limpio y libre de grasa con productos de libres de siliconas y parabenos. El champú anticaída de Vilanolab es ideal para alcanzar ese objetivo.
  • Lleva alimentación baja en grasa y rica en vegetales de hoja verde. Muchas de las enfermedades y afecciones de la piel. Incluyendo la alopecia precoz, se pueden prevenir o retrasar mediante el consumo de alimentos con alto contenido de fibra, hierro, aminoácidos y omega 3. Por ende, los pescados grasos y la espinaca no deben faltar en tu dieta diaria.
  • Córtate el pelo con regularidad. Ir a la peluquería a cortarte las puntas al menos dos veces al año. Le dará un refuerzo extra a tu melena y le permitirá mantenerse libre de daños y horquetillas.
  • Masajea tu cuero cabelludo constantemente. La irrigación sanguínea es indispensable para que el cabello reciba la oxigenación que necesita. Y aplicar movimientos circulares sobre la cabeza. Te permitirá reactivarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *