Malos tratos que hacen lucir al cabello dañado

malos tratos que hacen lucir al cabello dañado

El cabello es un elemento creado por nuestro cuero cabelludo. Se trata de una fibra de queratina, una proteína rica en azufre, compuesta por raíz y tallo. El propósito de su formación, es crear un conjunto de pelos que protejan el cráneo. Los folículos pilosos son los encargados de esta producción y para mantener su funcionalidad, es muy importante el cuidado del cabello. Cuando no se atiende correctamente, puede resecarse, quebrarse y caerse. En este post daremos a conocer los malos tratos que hacen lucir al cabello dañado.

La razón por la que nuestro cuerpo forma estos filamentos, es para protegernos. Pero actualmente, la cabellera es vista por la sociedad como un elemento estético. Es por ello que, tener un cabello dañado, no resulta atractivo para otras personas. Además de ello, no cuidar nuestra melena adecuadamente, puede traer consecuencias negativas para el cuero cabelludo, como la calvicie. Así que, si quieres saber si estas maltratando a tu pelo, aquí te lo diremos.

Te puede interesar: Cómo cuidar el cabello en invierno

Características de un cabello dañado

cabello dañado

  • Porosidad.
  • Opacidad.
  • Debilidad.
  • Puntas abiertas.

¿Qué puede dañar el cabello?

Cambios de temperatura

cabello dañado

El cabello y su salud pueden verse muy afectados por los cambios en la temperatura. La exposición solar es muy común en meses calurosos, debido a las vacaciones. Las altas temperaturas provocan una reducción en la vitalidad del pelo, debido a la resequedad. Los días fríos llevan al quiebre del cabello. El ciclo capilar por lo general tiende a reposar en el otoño y el invierno, debido a que los vasos sanguíneos se vuelven más estrechos.

Uso de aparatos para moldear el pelo

cabello dañado

Otro motivo que puede llevar al daño del cabello, es provocar el cambio de su estructura. El uso de secadores, planchas y tenazas puede ser de los factores más perjudiciales para el pelo. Estas herramientas se encargan de cambiar la forma de la melena, exponiéndola a altas temperaturas. La queratina sufre demasiado en el calor, pierde su hidratación y rompe su fibra. Razón por la que se aconseja moderar su uso o evitarlo por completo.

Aplicación de productos químicos

cabello dañado

Todo producto para el pelo que tenga ingredientes químicos en su fórmula, resultará dañino. Los más perjudiciales son los champús que contienen parabenos, siliconas y sulfatos entre sus componentes. Si bien, se encargan de limpiar el cabello, también consiguen resecarlo. Estos elementos desestabilizan el pH y la producción de grasa del cuero cabelludo. Lo que lleva a tener una cabellera quebradiza, áspera y carente de vida.

Calidad del agua

cabello dañado

El agua puede influir de muchas formas en el bienestar del cabello. Este es el elemento principal de la higiene capilar. Se encarga de retirar completamente todos los cosméticos aplicados en el lavado. Si el agua presenta un alto contenido de salinidad, el cabello puede romperse, deshidratarse y presentar caspa.

Contaminación

cabello dañado

El medio ambiente posee toda clase de partículas contaminantes para nuestro pelo. Si el cabello se encuentra sucio, opaco y debilitado, es más fácil que se desprenda. Es por ello que se debe tomar con mucha importancia la limpieza del cuero cabelludo. Procurando eliminar todos los agentes que ensucian la melena. Si la suciedad es excesiva, los folículos pilosos pueden obstruirse, lo que lleva a la aparición de la alopecia.

¿Se puede mejorar el cabello dañado por malos tratos?

cabello dañado

El cabello dañado no es el deseo de ningún individuo. Tener una cabellera en mal estado, complica el peinado, ofrece una apariencia reseca, tiene poco volumen y no luce bien. Un cabello maltratado se obtiene de la falta de cuidado capilar, el uso excesivo de aparatos de calor y factores ambientales como la contaminación. Afortunadamente, existen formas de revertir este estado capilar.

Protege el cabello del clima

cabello dañado

La razón principal por la que crece pelo en nuestra cabeza, es para protegernos del clima. Pero el sol, el polvo y la lluvia pueden llegar a afectar su bienestar. Debido al clima, el pelo puede comenzar a romperse frecuentemente. Esta situación puede mejorar al proteger mejor al cabello, brindándole una mayor hidratación. Es importante además ofrecerle nutrición, a través de mascarillas y aceites naturales. Que se encarguen de fortalecer y restaurar su estado.

Cuida la melena de los aparatos de calor

cabello dañado

Cuando buscas moldear tu cabello, las planchas, secadores y tenazas son la herramienta más utilizada. Pero para conseguir su objetivo, estos aparatos someten al pelo a temperaturas muy elevadas. Quemando la cabellera, resecándola y quebrándola. Para evitarlo, se pueden utilizar protectores térmicos previo a la exposición a altas temperaturas.

Para aprovechar todos sus efectos, es necesario aplicar el producto en el cabello humedecido, antes de comenzar a moldear el pelo. Luego de utilizar los aparatos de calor, también deben colocarse en el pelo seco. Esto ayudará a formar una barrera de protección, que evite la pérdida de brillo y suavidad del cabello.

Trata con delicadeza al cabello

cabello dañado

Cuando el cabello se encuentra húmedo, es mucho más frágil. Es cierto que en este estado es mucho más fácil de desenredar, pero causa un mayor daño. Es por esto que se debe aumentar el cuidado del pelo mojado, para evitar que la cutícula sufra algún daño. Si se desenreda el cabello sin precauciones, el pelo se quiebra.

Para prevenir esto, se recomienda peinar el cabello luego de haber colocado acondicionador. Es un producto que ayudará a deshacer los nudos y sirve como barrera protectora. Separa el cabello en secciones para peinarlo y utiliza los dedos o un peine de puntas distanciadas.

Aumenta el cuidado del pelo teñido

cabello dañado

Si buscamos hacer un cambio en nuestro estilo, lo común es recurrir al tinte para cambiar el color del pelo. Pero, muchos de estos cosméticos poseen ingredientes químicos, que resultan perjudiciales para el cabello. Esto lleva a que se reduzca el volumen y se pierda brillo. Si has decidido teñir tu cabello y deseas mantenerlo en buen estado, incrementa sus cuidados. No dejes de brindarle una mayor hidratación y nutrición semanalmente.

No lavar diariamente

La sensación de tener el cabello recién lavado puede ser muy agradable. Pero hacerlo con mucha frecuencia es, contrario a la creencia popular, muy dañino para el pelo. No se permite una producción correcta de aceites en el cuero cabelludo, también se modifica su Ph, causando el quiebre y resequedad de la melena.

Lo mejor será utilizar un buen champú natural a la hora de lavar. Estos productos se encargan de hidratar y nutrir el pelo en cada uso. El acondicionador tampoco debe faltar, porque es el encargado de evitar la resequedad.

Conviene lavar el pelo cada dos o tres días para mantener su higiene, sin alterar el funcionamiento de los folículos.

Aliados naturales para reparar el cabello dañado

Presumir de una melena abundante y cuidada pasa por llevar una buena alimentación. Pero también por mantenerla 100% hidratada con productos capilares de calidad e ingredientes naturales caseros. No en vano las abuelas de antes solían lucir un pelazo, sin gastar un dineral y sin necesidad de acudir todas las semanas al estilista. Y es que muchos de los alimentos que usamos a diario en la cocina. Contienen propiedades nutritivas y regeneradoras con las que es posible revivir hasta el cabello más dañado y maltratado.

Solo debes tener claras las características y carencias de tu cabellera y hacer algo de tiempo para dejar que los productos actúen. Controlar el encrespamiento, reducir el frizz, nutrir profundamente la hebra capilar, estimular el crecimiento del cabello y hasta reequilibrar el pH del cuero cabelludo. Es parte de los beneficios que puedes obtener con las mascarillas caseras que te recomendaremos a continuación.

Así que toma nota y dale el impulso extra que merece tu cabello.

Mascarilla de huevo y aceite de oliva

Si buscas una solución ideal para el cabello débil y fino. La yema de huevo y el aceite de oliva son dos de los aliados más indicados para ti. El huevo es una genuina fuente de vitamina A, B, D y K, pero además posee una alta cantidad de minerales. Como el calcio, el hierro, el potasio, el selenio y el zinc. Que a la hora de aplicarlos sobre el pelo te ayudarán a mejorar significativamente la elasticidad y suavidad de las fibras capilares. Minimizando la aparición de las puntas abiertas.

Mientras que los ácidos grasos y los antioxidantes característicos del aceite de oliva. Realzarán y reforzarán simultáneamente el brillo y la humectación natural de tu melena. Solo debes mezclar dos yemas de huevo con dos cucharadas de aceite de oliva y dejarla actuar sobre el pelo seco durante media hora. Para luego retirar con abundante agua.

Mascarilla de plátano y aguacate

El plátano es otro poderoso antioxidante con una gran carga de vitamina E que repara profundamente el cabello dañado. Debido a que mejora y estimula la circulación sanguínea que llega al cuero cabelludo. Lo cual se traduce en unos folículos pilosos más fuertes y mejor oxigenados. Aunque, sin duda, uno de sus más valiosos beneficiosos se debe a su alto porcentaje de zinc. Con el que logra reducir significativamente la caída del cabello.

Y si a todas esas bondades, le sumamos las propiedades humectantes del aguacate. Que es una fruta rica en ácidos grasos, en vitaminas de grupo B, en vitamina C y en vitamina E. Lograrás lucir un cabello mucho más sano y radiante de lo que te imaginas. Sin contar con el hecho de que reforzarás al máximo su protección y evitarás el envejecimiento prematuro de las hebras.

Propiedades que hacen de esta mascarilla una solución ampliamente recomendable para cabello dañado y quebradizo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *