Caída del pelo en adolescentes, ¿Qué lo causa?

Caída del pelo en adolescentes - Hombre joven abrumado por experimentar una caída anormal del cabello, debido a los cambios hormonales de la adolescencia

La caída del pelo en adolescentes puede ser una experiencia preocupante, tanto para los chicos como para las chicas. Si bien es común la caída del cabello todos los días o un poco más durante la pérdida de cabello estacional. Una caída excesiva puede ser un signo de un problema subyacente. Lo que puede impactar significativamente en la autoestima de la persona. Especialmente, en los adolescentes que se encuentran en una etapa de cambios físicos y emocionales importantes.

Si bien la pérdida de cabello es común en adultos mayores, también puede afectar a los jóvenes por diversas razones. Por ello, en este artículo, exploraremos las causas de la caída del pelo en adolescentes. Proporcionando información detallada sobre cada factor y sus posibles tratamientos. Además, ofreceremos consejos generales para prevenir la caída del cabello y mantener una melena sana y fuerte.

¿Qué causa la caída del pelo en adolescentes?

Caída del pelo en adolescentes - Mujer joven con mucho estrés debido a la caída anormal de su cabello, motivado a los cambios hormonales durante la etapa de adolescencia

La caída del pelo en adolescentes puede ser una experiencia angustiosa. Pero es importante recordar que es un problema común con diversas causas. Si bien es normal que se observe cierta caída del cabello durante esta etapa debido a los cambios hormonales. Una caída excesiva o inusual puede ser indicativa de un problema subyacente.

Para determinar las causas que originan la pérdida capilar, las dividiremos en dos grupos. Ya que pueden ser ocasionadas por cambios hormonales y no hormonales. De esta manera, las causas de la caída del pelo en adolescentes son:

Causas hormonales

Caída del pelo en adolescentes - Hombre joven abrumado por la caída excesiva de cabello, debido a causas hormonales durante la adolescencia

Los cambios hormonales desempeñan un papel crucial en el desarrollo de la adolescencia. Pero a la vez, estos cambios pueden afectar significativamente el crecimiento del cabello. Las causas hormonales más comunes de la caída del pelo en adolescentes incluyen:

  • Alopecia androgénica: Es la causa más común de la caída del cabello en adolescentes varones y adultos de ambos sexos. Está determinada por la predisposición genética y la acción de las hormonas masculinas sobre los folículos pilosos. Se caracteriza por un retroceso de la línea frontal del cabello o un adelgazamiento en la parte superior de la cabeza.
  • Cambios hormonales durante la pubertad: Tanto hombres como mujeres experimentan cambios hormonales significativos durante la pubertad. Estos cambios pueden provocar una caída temporal del cabello. La cual se revierte por sí sola en la mayoría de los casos, una vez que las hormonas se estabilizan. La caída del pelo suele comenzar alrededor de los 12 a 14 años.
  • Trastornos de la tiroides: Las glándulas tiroides producen hormonas que regulan el metabolismo del cuerpo, incluyendo el crecimiento del cabello. Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden causar caída del cabello. En estos casos, es necesario tratar la condición subyacente para poder estabilizar la caída del cabello.

Es importante destacar que la caída del cabello causada por desequilibrios hormonales suele ser reversible con el tratamiento adecuado. Por ello, es necesario consultar con un médico especialista, para obtener un diagnóstico preciso. Quien recomendará las opciones de tratamiento específicas para cada caso.

Causas no hormonales

Caída del pelo en adolescentes - Mujer joven experimentando una caída anormal del cabello, motivado al exceso de estrés durante su etapa de adolescencia

Más allá de los cambios hormonales, existen diversos factores que también pueden provocar la caída del pelo en adolescentes. Muchos de los cuales no se conocen hasta que los síntomas son muy evidentes. A continuación, se describen algunas de las causas no hormonales más comunes:

  • Estrés: El estrés excesivo puede contribuir a la caída del cabello. Esto se debe a que el estrés libera hormonas como el cortisol, que puede interrumpir el ciclo natural de crecimiento del cabello. Las situaciones de estrés físico o emocional intenso pueden desencadenar la caída del cabello. Como problemas familiares, dificultades escolares o eventos traumáticos.
  • Tinea capitis (tiña): Es una infección fúngica del cuero cabelludo que provoca picazón, descamación y caída del cabello. El tratamiento generalmente consiste en la aplicación de medicamentos antimicóticos.
  • Trastornos del cuero cabelludo: Ciertas afecciones dermatológicas, como la dermatitis seborreica o la psoriasis, pueden causar inflamación y pérdida de cabello. Ya que se limita el suministro de oxígeno a los folículos pilosos. El tratamiento suele incluir champús o medicamentos tópicos específicos para cada caso.
  • Deficiencias nutricionales: Una alimentación deficiente en ciertos nutrientes esenciales, como hierro, zinc o biotina, puede contribuir a la caída del cabello. El hierro es necesario para transportar oxígeno a los folículos pilosos. El zinc participa en el crecimiento y reparación celular. Mientras la biotina es importante para la producción de queratina en la estructura del cabello.
  • Peinados y tratamientos agresivos: Peinados que ejercen tensión sobre el cabello, como trenzas o coletas muy ajustadas. Así como tratamientos químicos de alisado, pueden dañar el cabello y provocar su caída.
  • Medicamentos: Algunos medicamentos, como los anticoagulantes, los antidepresivos y los utilizados para el tratamiento del cáncer. Pueden causar la caída del cabello como efecto secundario.

Diagnóstico

Caída del pelo en adolescentes - Doctor atendiendo a un hombre joven que presenta caída excesiva de cabello, debido a cambios hormonales durante la adolescencia

El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden ayudar a prevenir una mayor pérdida de cabello. Así como a mejorar la salud del pelo y abordar cualquier problema médico subyacente. A continuación, se presenta una descripción detallada del proceso de diagnóstico:

  • Historia clínica: El médico hará preguntas sobre antecedentes familiares de pérdida de cabello, medicamentos, dieta y hábitos de cuidado del pelo. Esto ayudará a identificar posibles factores que contribuyen a la caída del cabello. Como la genética, afecciones médicas subyacentes, deficiencias nutricionales o fármacos.
  • Examen físico: El médico examinará el cuero cabelludo y cabello en busca de signos de adelgazamiento, patrones de caída inusuales, enrojecimiento, inflamación o caspa. También, puede evaluar la densidad del cabello y la presencia de pelos miniaturizados o rotos.
  • Análisis de sangre: Se pueden realizar análisis de sangre para detectar posibles deficiencias nutricionales. Así como desequilibrios hormonales, trastornos de la tiroides o anemia, que pueden contribuir a la caída del cabello.
  • Tricograma: Un tricograma implica la extracción de una pequeña muestra de cabello y cuero cabelludo para examinarlo bajo un microscopio. Esto puede ayudar a evaluar la salud del folículo piloso, identificar posibles daños o infecciones. Asimismo, determinar la fase del ciclo de crecimiento en la que se encuentra el cabello.
  • Pruebas de imagen: En raras ocasiones, se pueden realizar pruebas de imagen, como una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Para descartar anomalías estructurales o tumores que puedan estar afectando el crecimiento del cabello.

La caída del pelo en adolescentes puede tener diversas causas. Y un diagnóstico preciso requiere una evaluación individualizada por parte de un profesional médico. Es importante asistir a consulta si se experimenta una caída excesiva del cabello. Especialmente si se acompaña de otros síntomas como picazón, enrojecimiento o dolor en el cuero cabelludo.

Tratamientos

Mujer joven abrumada por la pérdida acelerada de cabello, debido a un exceso de estrés

El tratamiento para la caída del pelo en adolescentes depende de la causa subyacente. En algunos casos, no hay tratamiento disponible y la caída del cabello se detendrá por sí sola. En otros casos, el tratamiento puede ayudar a reducir o detener la caída y promover el crecimiento del cabello nuevo.

Algunas de las opciones de tratamientos comunes incluyen:

  • Minoxidil: Este medicamento de venta libre se aplica directamente en el cuero cabelludo. Ayudando a prolongar la fase de crecimiento del cabello, lo que puede reducir la caída y estimular el crecimiento nuevo. Se presenta en forma de solución líquida, espuma o champú. Se requiere un uso constante a largo plazo para mantener los resultados.
  • Finasterida: Este medicamento recetado está disponible en forma de píldora. Funciona bloqueando la dihidrotestosterona (DHT), una hormona que contribuye a la calvicie de patrón masculino. Es más eficaz para la caída del cabello en la coronilla y en la parte frontal del cuero cabelludo. Al igual que el minoxidil, requiere un uso continuo para mantener los beneficios.
  • Terapia con láser de baja intensidad: Este tratamiento implica el uso de láseres de baja potencia para estimular el crecimiento del cabello. Funciona aumentando el flujo sanguíneo al cuero cabelludo y mejorando la salud de los folículos pilosos. La terapia con láser de baja intensidad generalmente se considera segura y bien tolerada.

Además de las opciones de tratamiento médico. Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir una mayor caída del cabello y promover su salud general. Es importante recordar que el tratamiento para la caída del pelo en adolescentes debe ser individualizado. Siempre guiado por un dermatólogo o médico calificado.

Consejos

Hombre joven observando en un espejo que está presentando una pérdida acelerada de cabello, debido a momentos estresantes y una dieta deficiente en nutrientes

Aunque no se puede prevenir la caída del cabello causada por la genética o ciertas condiciones médicas. Hay algunos consejos que ayudan a evitar la caída del pelo en adolescentes. Entre ellos tenemos:

  • Seguir una dieta saludable y equilibrada: Consumir alimentos ricos en biotina, hierro, zinc y vitamina D, vitales para la salud del cabello. La biotina se encuentra en las carnes, pescados, huevos, nueces y semillas. El hierro está presente en las carnes rojas, legumbres, verduras de hoja verde y los cereales fortificados. El zinc se obtiene de carnes rojas, aves, mariscos, frijoles y frutos secos.
  • Manejar el estrés: El estrés crónico puede desencadenar la caída del cabello. Es importante encontrar mecanismos saludables para gestionarlo. Incorporar técnicas como el ejercicio regular, meditación, yoga o la respiración profunda a la rutina diaria. Un sueño adecuado de 7 a 8 horas por noche ayuda a reducir el estrés y mantener el cuerpo en equilibrio.
  • Cuidar el cabello: Lavar el cabello con un champú suave y acondicionador adecuado para tu tipo de cabello. Como el champú regenerador de Vilanolabs. Evitar lavarlo en exceso, ya que esto puede eliminar los aceites naturales. Desenredar el cabello con cuidado, especialmente cuando está mojado, para evitar roturas. Utilizar un peine de dientes anchos y evitar cepillarlo con fuerza.

La caída del cabello es un problema común que puede afectar a personas de todas las edades. Si sientes preocupación, la consulta con un doctor despejará todas tus dudas. Y al seguir estos consejos, podrás prevenir la caída del pelo y mantener tu cabello sano y fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *