Calvicie por estrés ¿Es posible?

Calvicie por estrés

La caída del cabello es un problema común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Puede estar causada por una variedad de factores, entre ellos, la calvicie por estrés. El estrés es una respuesta natural del cuerpo ante situaciones de amenaza o dificultad. Se caracteriza por una serie de cambios físicos y psicológicos, como la liberación de hormonas como el cortisol. Estos cambios generan en muchas personas la caída del pelo, que puede ser de forma temporal o permanente.

En este artículo, analizaremos la posible relación entre el estrés y la caída del cabello. Veremos cómo el estrés puede afectar al ciclo de crecimiento del cabello y qué tipos de alopecia pueden estar asociados. También, discutiremos las opciones de tratamiento para la caída del cabello relacionada con el estrés. De esta manera, podrás determinar si estás viviendo calvicie por estrés o si se debe a otros factores. Como causas genéticas, hormonales o ambientales.

Te puede interesar: Tipos de alopecia masculina

¿Es posible presentar calvicie por estrés?

Calvicie por estrés

El estrés es una respuesta fisiológica y psicológica a situaciones que se perciben como amenazantes o desafiantes. Puede ser causado por una variedad de factores, como problemas personales, laborales, económicos o de salud.

El estrés desencadena una serie de cambios físicos y psicológicos en el cuerpo. Estos cambios están diseñados para ayudar a la persona a lidiar con la situación estresante. Sin embargo, si el estrés es prolongado o intenso, puede tener un impacto negativo en la salud. Lo que propicia la calvicie por estrés.

El estrés puede causar calvicie de varias maneras. Una forma es que el estrés puede provocar un aumento de los niveles de cortisol. Siendo una hormona que puede dañar los folículos pilosos. Los folículos pilosos son las estructuras en el cuero cabelludo que producen el cabello. Cuando los folículos pilosos se dañan, el cabello puede caerse. Generándose la calvicie por estrés.

Calvicie por estrés

El cortisol puede dañar los folículos pilosos de varias maneras. Por ejemplo, puede reducir el flujo sanguíneo al cuero cabelludo. Lo que puede dificultar que los folículos pilosos reciban los nutrientes que necesitan para crecer. También, puede reducir la producción de proteínas, que son necesarias para la producción de cabello.

Otra forma de calvicie por estrés, es que cuando se interrumpe el ciclo de crecimiento del cabello. El ciclo de crecimiento del cabello tiene tres fases. El estrés puede provocar que los folículos pilosos entren en la última fase de manera prematura. Cuando esto sucede, el cabello puede caerse antes de lo previsto.

Tipos de caída del pelo

Calvicie por estrés

El estrés puede causar una variedad de tipos de caída del cabello, incluyendo:

Efluvio telógeno

Calvicie por estrés

El efluvio telógeno es el tipo de calvicie por estrés más común. Se caracteriza por una pérdida de cabello generalizada que afecta a todo el cuero cabelludo. La caída suele comenzar entre 2 y 3 meses después de un evento estresante. Como una enfermedad grave, una cirugía, el parto, un divorcio o una pérdida de trabajo.

El estrés provoca que los folículos pilosos entren en la fase de reposo o telógena antes de tiempo. En condiciones normales, los folículos pilosos pasan por tres fases: anágena (crecimiento), catágena (descanso) y telógena (caída). En el efluvio telógeno, la fase anágena se acorta. Y el cabello pasa a la fase telógena antes de que haya tenido tiempo de crecer lo suficiente.

El efluvio telógeno suele ser temporal y el cabello vuelve a crecer por sí solo en unos meses. Sin embargo, en algunos casos, la caída del cabello puede ser más grave y requerir tratamiento médico.

Alopecia areata

Calvicie por estrés

La alopecia areata es una enfermedad autoinmune que provoca la pérdida de parches de cabello. En la alopecia areata, el sistema inmunitario del cuerpo ataca los folículos pilosos, lo que impide que el cabello crezca.

El estrés puede desencadenar la alopecia areata en personas que están predispuestas genéticamente a la enfermedad. Sin embargo, no todas las personas que experimentan estrés desarrollan alopecia areata.

La alopecia areata puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero es más común en el cuero cabelludo. Los parches de pérdida de cabello pueden ser pequeños o grandes, y pueden aparecer de repente o gradualmente. Ocasionando la calvicie por estrés.

La alopecia areata puede ser tratada con una variedad de medicamentos, incluyendo corticosteroides, minoxidil y dutasteride. En algunos casos, es posible que se necesite un trasplante de cabello.

Alopecia universal

Calvicie por estrés

La alopecia universal es una forma más grave de alopecia areata que provoca la pérdida total del cabello. En esta alopecia, el sistema inmunitario del cuerpo ataca todos los folículos pilosos, lo que impide que crezca el cabello.

La alopecia universal es una enfermedad rara que afecta a aproximadamente 1 de cada 100.000 personas. La causa de la alopecia universal es desconocida, pero se cree que el estrés puede ser un factor desencadenante.

La alopecia universal no tiene cura, pero puede ser tratada con una variedad de medicamentos, incluyendo corticosteroides, inmunosupresores y minoxidil.

Otros tipos

Además de los tres tipos de calvicie por estrés mencionados anteriormente. El estrés también puede causar otros tipos de caída del cabello, incluyendo:

  • Tricotilomanía: La tricotilomanía es un trastorno del control de los impulsos que provoca que la persona se arranque el pelo. La tricotilomanía puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo el estrés.
  • Tricofagia: La tricofagia es un trastorno del control de los impulsos que provoca que la persona se trague el pelo. La tricofagia puede ser desencadenada por el estrés.
  • Efluvio anágeno: El efluvio anágeno es un tipo de calvicie por estrés que afecta a los folículos pilosos en la fase anágena. Impidiendo el crecimiento normal del cabello.

¿Cómo tratarla?

El tratamiento de la calvicie por estrés dependerá del tipo de caída del cabello que se presente. En general, el tratamiento se centra en reducir el estrés y en fortalecer el cabello.

Reducir el estrés

Como ya vimos, el estrés puede provocar una variedad de problemas de salud, incluida la caída del cabello. Cuando una persona está estresada, el cuerpo libera hormonas que pueden afectar el crecimiento del cabello. Estas hormonas pueden causar que los folículos pilosos entren en una fase de reposo. Lo que lleva a la pérdida de cabello.

Hay una serie de cosas que se pueden hacer para reducir el estrés, como:

  • Ejercicio regular: El ejercicio es una excelente forma de reducir el estrés. Cuando se hace ejercicio, el cuerpo libera endorfinas, que tienen un efecto calmante. Se recomienda realizar al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana.
  • Técnicas de relajación: Las técnicas de relajación, como la meditación, el yoga y el tai chi, pueden ayudar a reducir el estrés. Estas técnicas pueden enseñar a las personas a controlar su respiración y a centrar su atención en el momento presente.
  • Atención plena: La atención plena es una práctica que consiste en centrarse en el momento presente. Aceptando los pensamientos y sentimientos sin juzgarlos. La atención plena puede ayudar a reducir el estrés, enseñando a dejar de lado los pensamientos y sentimientos negativos.
  • Terapia: La terapia puede ayudar a las personas a desarrollar mecanismos de afrontamiento saludables para el estrés. Un terapeuta puede ayudar a las personas a identificar las fuentes de estrés en su vida. Desarrollando estrategias para manejarlas de manera efectiva.

Fortalecer el cabello

Una dieta saludable y el uso de productos para el cuidado del cabello adecuados pueden ayudar a fortalecer el cabello. Y reducir la caída del cabello por estrés.

Una dieta saludable que incluya una variedad de alimentos. Como frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras, puede ayudar a mantener un cabello sano. Las frutas y verduras son una buena fuente de vitaminas y minerales esenciales para el crecimiento del cabello. Como la biotina, el zinc y el hierro.

Los cereales integrales proporcionan fibra, que es importante para la salud digestiva, que también puede afectar el crecimiento del cabello. Las proteínas magras son necesarias para la producción de nuevas células, incluidas las células del cabello.

También, los suplementos de biotina, zinc y hierro pueden ayudar a fortalecer el cabello. La biotina es una vitamina B que ayuda a producir queratina, una proteína que forma el cabello.

El zinc es un mineral que ayuda a regular la producción de hormonas. Incluidas las hormonas que afectan el crecimiento del cabello. El hierro es un mineral que ayuda a transportar oxígeno a las células del cuerpo, incluidas las células del cabello.

Igualmente, los productos para el cuidado del cabello que no contengan productos químicos agresivos pueden ayudar a protegerlo de daños. Los productos químicos agresivos, como los sulfatos y parabenos, pueden resecar el cabello y hacerlo más susceptible a la rotura.

Tratamientos médicos

En algunos casos, puede ser necesario un tratamiento médico para la calvicie por estrés. Los tratamientos médicos disponibles incluyen:

  • Minoxidil: El minoxidil es un medicamento tópico que se aplica al cuero cabelludo. Se ha demostrado que es eficaz para reducir la caída del cabello y estimular el crecimiento del cabello nuevo.
  • Finasterida: La finasterida es un medicamento oral que se usa para tratar la alopecia androgénica. Un tipo de pérdida de cabello hereditaria. También, puede ser eficaz para reducir la caída del cabello relacionada con el estrés.
  • Plasma rico en plaquetas (PRP): El PRP es una terapia que utiliza la sangre del propio paciente para estimular el crecimiento del cabello. Se ha demostrado que es eficaz para reducir la caída del cabello y estimular el crecimiento del cabello nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *