¿Cómo envejece nuestro pelo?

cómo envejece nuestro pelo

Cuando envejecemos lo hacemos completamente. Se marca nuestra piel, pero también nuestro cabello comienza a mostrar síntomas de envejecimiento. El cabello envejece al igual que el resto de nuestro cuerpo. Comienza a mostrar señales, como que se hace más fino, se ralentiza el crecimiento, aparecen las canas. Es un proceso natural e inevitable. Se puede ayudar para que sea más lento. Pero es algo que inevitablemente, pasará. Hoy te contaremos cómo envejece nuestro pelo.

El cabello envejece en hombres y mujeres. De acuerdo al cuidado que le des y lo sano que esté el mismo, los signos aparecen más tarde o más temprano. La edad es el principal motivo de envejecimiento del pelo. Pero existen también algunos factores externos que aceleran este proceso. Para que tengas una mejor visión de cómo envejece nuestro pelo, hemos preparado este artículo.

También te puede interesar: Relación entre las canas y la calvicie

¿Cómo envejece nuestro pelo?

Cómo envejece nuestro pelo

Cuando ocurre el envejecimiento capilar, no solo se nota por los cambios que en el ocurren, también se nota al tacto, el cabello se vuelve más frágil y seco. Al tocarlo se siente áspero y se ve con menos vida. Estos son los signos de envejecimiento del cabello:

Se vuelve más fino y difícil de amoldar

Cómo envejece nuestro pelo

Con el tiempo se deteriora el entorno del cuero cabelludo. No existe una estimulación suficiente de micro-circulación y el flujo sanguíneo aminora. También disminuye la cantidad de oxígeno, vitaminas y nutrientes que llega al folículo, ralentizando así su crecimiento.

El cabello se reseca, ya que las glándulas sebáceas generan menos grasa. Disminuye la cantidad de sebo necesaria para hidratar el cabello. Volviéndolo seco, opaco, más fino y sin volumen. Todo esto hace que sea más difícil de peinar.

Aparecen las canas

Cómo envejece nuestro pelo

Es uno de los primeros signos visibles de cómo envejece nuestro pelo. Aparecen cabellos blancos o grises que resultan bastante molestos tanto para los hombres, como para las mujeres. Las canas afloran porque los melanocitos disminuyen su actividad. Estas son las células que se encargan de la melanina, es decir el pigmento que da color a nuestro cabello.

Cuando se ralentiza el trabajo de los melonocitos, el pelo pierde pigmentación y comienza a nacer gris o blanco. Es un proceso que inicia luego de los 40 años. Pero en algunas personas puede comenzar a verse antes de esta edad.

El cabello se cae con más frecuencia

Aunque el cabello se puede caer a cualquier edad y por distintos motivos, físicos y emocionales. Con el paso de los años, el debilitamiento de la hebra capilar y la reducción del flujo sanguíneo. Se genera una caída de cabello más frecuente.

¿Cómo modifica el envejecimiento capilar, el ciclo de vida del cabello?

A la hora de ahondar en cómo envejece nuestro pelo, los cambios más notables a los que nos enfrentamos son la dificultad para peinar y cuidar el cabello. Básicamente porque se hace más delgado, opaco y con puntas quebradizas. Además, esté tipo de deterioro altera sustancialmente el ciclo de vida del cabello, apareciendo ciertas características:

  • Cabellos tan finos que parecen planos. Esto lo hace más propenso a las roturas.
  • Se hace más lento el crecimiento del mismo. Al no oxigenarse y nutrirse correctamente los folículos, el cabello crece más lento.
  • El cabello pierde volumen. Se vuelve más fino, haciendo que el volumen y densidad, disminuyan.
  • Pierde su brillo natural. Aunque esto puede suceder por otros factores. La edad hace que el cabello pierda brillo, notándose opaco y sin vida.
  • El cabello pierde parte de la grasa natural, además, para cubrir canas se somete a tintes constantes, haciendo que el mismo se reseque.

¿Qué es el envejecimiento del cabello?

El envejecimiento del cabello es el proceso mediante el cual, el pelo comienza a mostrar cambios causados por el paso de la edad y factores externos. Al igual que la piel y los órganos de nuestro cuerpo, con la edad, el cabello comienza a mostrar su desgaste, haciendo visible algunas señales como fragilidad, resequedad, canas, entre otros.

Causas del envejecimiento del cabello

Cuando surge la interrogante de cómo envejece nuestro pelo, son distintas las causas que podemos puntualizar y enumerar. Veamos cuáles son.

Edad

Es la causa principal. Nuestro cuerpo envejece y cambia. En la piel disminuye la renovación celular y comienzan a aparecer arrugas. En el caso del cabello la circulación sanguínea también disminuye provocando el envejecimiento. Al no existir un buen flujo sanguíneo, los oligoelementos y vitaminas llegan en menos cantidad al folículo. El cabello pierde fuerza, se quiebra y se hace más delgado.

Problemas hormonales

Al llegar a los 50 años, comienza la menopausia, esta trae consigo muchos cambios hormonales. Estos provocan distintos síntomas en la mujer. Entre ellos cambios en su cabello, el mismo se hace más débil, tiende a caerse o quebrarse. Es más lento el crecimiento del pelo en esta etapa.

Hábitos inadecuados

Una mala alimentación, situaciones de estrés constante y el cuidado erróneo de tu cabello intervienen también en el proceso de envejecimiento. Una buena alimentación es importante para el fortalecimiento de la hebra capilar. A través de ella el pelo recibe las vitaminas y nutrientes que necesita para permanecer sano. También la ingesta de suplementos vitamínicos, ayuda a mantener el cabello fuerte.

Permanecer en constante estrés, envejece el cuerpo y el cabello. Provoca la caída del pelo y genera angustia, que acelera el envejecimiento. Por otro lado, la mala higiene del cabello, así como el uso de productos no adecuados, colabora en acelerar el proceso. Debes utilizar productos adaptados a tu tipo de cabello. Lavar frecuentemente, evitar tratamientos químicos y abuso del calor que lo debiliten.

Factores externos

El sol, la contaminación, el tabaco, abuso de aparatos de calor, productos que contienen químicos. Así como el cloro de las piscinas y productos capilares no adaptados a tu tipo de cabello. También colaboran en el envejecimiento prematuro del mismo. Todos estos factores debilitan y hacen más frágil y fino el pelo. Si sometes tu cabello a más de uno de ellos, poco a poco vas haciendo tu pelo más débil.

¿En qué porcentaje cambia el cabello al envejecer?

El envejecimiento del cabello cambia las características de la hebra capilar en los siguientes porcentajes.

  • Aumenta la porosidad en un 50%.
  • Disminuye el volumen en 22%.
  • El cabello se hace menos resistente en un 18%.
  • El cabello crece un 12.6% más lento.

 

Medidas para contrarrestar el envejecimiento del cabello

Si bien la pérdida de densidad capilar y el adelgazamiento de los folículos pilosos es una alteración fisiológica natural. Y forma de los cambios que se acentúan con el paso de los años y la exposición a diversos químicos o agentes externos como el sol. Se trata de un proceso que no es del todo irreversible y que puede mejorar significativamente mediante pequeños cambios en nuestros hábitos de cuidado capilar.

Al igual que la piel, al llegar a cierta edad, el cabello demanda de una mayor carga de nutrientes para mantenerse sano, fuerte y brillante. Un refuerzo extra que, como ante cualquier otra circunstancia, debe partir por la alimentación. Seguido por la adquisición de productos elaborados con ingredientes naturales y por la adopción de rutinas que contribuyan con el fortalecimiento y la hidratación del pelo.

Suprimir todos los signos del envejecimiento es imposible, pero tomando medidas oportunas, bien que podemos retrasarlos e incluso minimizarlos. Así que si quieres devolverle la vitalidad a tu melena o prevenir su desgaste prematuro. Toma nota de las recomendaciones que te daremos a continuación para que tu pelo luzca tan sano como el de una adolescente.

Adopta una rutina de cuidado capilar personalizada

Cada cabellera tiene necesidades y características muy particulares. Conocer a cabalidad sus carencias y el tipo de cabello en el que se inscribe. Es fundamental para elegir las fórmulas y los productos más adecuados. Por ello, lo primero que debes garantizar es la salud y el buen estado de tu cuero cabelludo. Esta es la base para conseguir una melena sana, así que lo ideal es que esté libre de caspa y de suciedad por sobreproducción de sebo.

En ese orden y tras comprender cómo envejece nuestro pelo. Toda rutina de cuidado capilar para combatir el riesgo de quiebre. Tiene que contemplar el uso de un champú enriquecido con vitaminas altamente beneficiosas como la biotina. Un componente que, además de fortalecer el cabello desde la raíz. Ayuda a mantener equilibrado el PH del cuero cabelludo, estimulando el crecimiento de las hebras.

Aunado ello, es esencial complementar los efectos de clásicos como el champú y el acondicionador, con otras sustancias hidratantes y regeneradoras. Tales como sérums, mascarillas intensivas, protectores térmicos y cremas para peinar. Por supuesto, sin abusar de las cantidades y de la frecuencia de lavado.

Protege tu cabello del sol

Aunque muchos lo subestimen, la excesiva exposición al sol es una de las principales variables que más contribuyen con el envejecimiento del cabello. Y es que solo a nivel de cuero cabelludo. La incidencia de los rayos ultravioletas suele acelerar la deshidratación de los folículos pilosos, además de provocar quemaduras en la piel. Esto puede dar paso a otros problemas cutáneos y aumentar la emergencia de descamación, irritación y picores.

Adicionalmente, en lo que respecta al largo de la melena. Abusar del sol trae como consecuencia daños en la cutícula, haciendo que esta se abra y sea más propensa a quiebres. Especialmente por restarle humectación y flexibilidad al cabello.

En tal sentido, es esencial tomar precauciones en este aspecto y protegernos aun más en los días de verano. Las gorras, los sombreros y los productos capilares con protección solar. Serán tus mejores aliados para hidratar y compensar la pérdida de agua en entornos excesivamente cálidos y al mismo tiempo te ayudarán a evitar lesiones cutáneas.

Aumenta la ingesta de frutas y vegetales de hoja verde

Somos lo que comemos y si no nos alimentamos bien, difícilmente los folículos pilosos recibirán los nutrientes necesarios para crecer sanos y fuertes. Así que, en lugar de llevar una dieta alta en grasas y embutidos, procura incrementar le ingesta de verduras, frutas y vegetales. Sobre todo, de plantas y tallos de hoja verde, que son ricos en fibra, calcio, hierro, ácido fólico y en múltiples vitaminas y antioxidantes.

La espinaca, las almendras, el brócoli, el aguacate, el kiwi, la acelga, la manzana verde, la pera y el pepino. Así como la naranja, la zanahoria, los arándonos, los huevos, el pescado y el cacao. Son algunos ejemplos de alimentos con una alta cantidad de vitamina E y luteína, que te ayudarán a presumir un cabellera abundante, voluminosa e hidratada. Aunque tampoco está demás que incluyas el consumo de frutos rojos que mejoran en gran medida la circulación de la sangre.

Reduce el uso de herramientas de calor

El uso de planchas y secadores de manera sostenida ocasiona daños en la cutícula de las fibras capilares y hace que el pelo se vuelva más poroso y quebradizo. Por ello, si no quieres acentuar su deterioro, dale un descanso de estos utensilios y apuesta por mascarillas naturales que lo dejen más suave y sedoso al tacto.

De esta manera, el cabello podrá recuperarse y recobrar su brillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *