Diagnóstico capilar y su importancia

Diagnóstico capilar importancia

Cuando se pretende brindar algún tratamiento al cuero cabelludo, en pocas ocasiones se considera al diagnóstico capilar y su importancia. Pero la realidad es que, al considerar cualquier procedimiento o intervención médica, la revisión inicial tiene gran relevancia. Resulta imposible que cualquier individuo decida someterse a tratamientos o trasplantes de órganos sin saber si resultan compatibles para ello, o es realmente necesario. Si bien, la alopecia o enfermedades del cuero cabelludo no son tan graves, atenderlas requiere obligatoriamente un diagnóstico capilar.

Para muchos, la pérdida de cabello puede ser un inconveniente exclusivamente estético. Pero la verdad es que, cuando se presenta alguno de estos problemas en el cuero cabelludo, es porque existe un origen o causa. La cual podría ser hormonal, genética, sistémica o emocional.

También, son responsables de problemas en el cabello algunos medicamentos y sus efectos, un sistema endocrino desajustado, mala alimentación o altos niveles de estrés. Sin encontrar el motivo por el que aparecen los problemas capilares, no es posible tratarlos. Ya que, sin importar la cantidad de tratamientos aplicados, de no centrarse en el verdadero problema, este aparecerá una y otra vez. Es por esta razón, que un diagnóstico capilar es de gran importancia. A lo largo de este artículo compartiremos toda la información sobre esta temática, sigue leyendo y descúbrelo.

Te puede interesar: Tiña tricofítica

¿En qué momento se necesita el diagnóstico capilar?

Diagnóstico capilar

El cabello es una parte importante de la imagen personal y bienestar general. Observar cambios en su comportamiento puede ser una señal de alerta que requiere atención. Un diagnóstico capilar te ayudará a comprender la causa de estos cambios y determinar el tratamiento adecuado. Para recuperar la salud y belleza de tu cabello. Los signos que pueden ayudarte a identificar un problema en el cuero cabelludo, podrían ser:

  • Pérdida de pelo: Caída excesiva de cabello al lavarlo, peinarlo o incluso en reposo. Presencia de calvicie o áreas con menor densidad capilar. Adelgazamiento del cabello, especialmente en las sienes o la coronilla.
  • Comezón: Sensación molesta que puede ser leve o intensa, y constante o intermitente.
  • Demasiado sebo en el cuero cabelludo: Aspecto brillante y pegajoso del cabello, especialmente en las raíces.
  • Poca densidad de cabello: Si notas que tu cabello se ve más fino o menos denso de lo habitual. Puede ser un signo de alopecia androgénica, efluvio telógeno o miniaturización del cabello.
  • Enrojecimiento o inflamación: Irritación del cuero cabelludo, visible en áreas específicas o generalizada.
  • Molestia o dolor: Sensibilidad o incomodidad en el cuero cabelludo.

Si notas cualquier cambio en el comportamiento de tu cabello, es importante consultar con un especialista. Para obtener un diagnóstico capilar preciso.

¿Por qué el hombre puede recibir un diagnóstico más fácilmente?

Diagnóstico capilar

Los problemas capilares en los hombres son mucho más fáciles de identificar que en las damas. Esto tiene una razón muy simple. Y es que, en un alto porcentaje de casos generales, la pérdida de cabello viene vinculada a la alopecia androgénica masculina. Es una calvicie bastante común, cuya definición de patrón genético es bastante marcada.

Pero, aunque puede resultar obvio que se tiene esta clase de alopecia, siempre será necesario que el paciente sea analizado de forma exhaustiva y completa. Esto, con el propósito de comprobar lo que ya es casi una certeza. Este diagnóstico profundo permitirá conocer el grado de avance de la misma y cómo tratarla adecuadamente.

En cambio, cuando se trata de las mujeres, conocer la causa principal del inconveniente resulta complejo. Y es que puede que un problema capilar no esté provocado por una única patología. Puede tratarse, de hecho, de un conjunto de situaciones y factores que se activan al mismo tiempo. Cerca de la mitad de alopecias femeninas, se experimentan por altos niveles de andrógenos en el cuerpo. Pero también sucede, cuando no se lleva una correcta alimentación. Cuando se vive en excesivo estrés, existen problemas inmunológicos o se atraviesan cambios hormonales por embarazo, parto o menopausia.

Aquí radica la importancia de atender de manera simultánea cada una de las razones, para detener a tiempo el proceso. Atender una única causa no será suficiente, deben detenerse cada una para alcanzar resultados óptimos. Para conseguirlo, es necesario someterse a un diagnóstico completo, que permita saber que sucede. Un diagnóstico capilar bien efectuado, garantizará una tasa de éxito mayor.

Pruebas efectuadas en el diagnóstico capilar

Diagnóstico capilar

El caso de cada paciente debe ser estudiado a profundidad, de esta manera, podrá conocerse el estado de su pelo. Es importante además realizar pruebas de hormonas y sanguíneas. En estos estudios, se analiza la función de la ferritina, la transaminasa, glucemia, lípidos, recuento de células y la función de la tiroides.

Así, las pruebas más comunes para el estudio del cabello y cuero cabelludo son:

  • Tricoscopia: Un examen no invasivo que utiliza un microscopio de mano para observar el cuero cabelludo y el cabello a una mayor escala. Permite evaluar la densidad del cabello, el tamaño del folículo, la presencia de miniaturización y otros signos de alopecia.
  • Tricograma: Se extraen algunas hebras de diferentes áreas del cuero cabelludo para analizarlas bajo un microscopio. Esta prueba permite determinar la fase de crecimiento del cabello, la salud del tallo capilar y la presencia de anomalías.
  • Fototricograma: Se toman fotografías del cuero cabelludo a intervalos regulares para monitorizar la evolución del cabello y la eficacia del tratamiento.
  • Biopsia del cuero cabelludo: En casos excepcionales, se puede realizar una pequeña biopsia del cuero cabelludo para obtener un diagnóstico más preciso. Esta prueba permite analizar la estructura del folículo piloso y descartar la presencia de enfermedades inflamatorias o cicatriciales.

Realizar una serie de pruebas diagnósticas permite al especialista obtener una visión completa del estado del cabello y del cuero cabelludo. Esta información es fundamental para determinar la causa de la pérdida de cabello y seleccionar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Consulta de diagnóstico ¿cómo es?

En la consulta de diagnóstico capilar, lo que se busca es reunir todos los datos necesarios para encontrar cual es el origen de la patología. Cuando hablamos de calvicie, el examen permitirá conocer la naturaleza de esta pérdida de cabello. Bien podría ser transitoria o definitiva. Cuando se ha encontrado el origen, el profesional podrá realizar la mejor estrategia de atención para combatir el inconveniente.

Esto se logra a través de una evaluación exhaustiva que abarca aspectos como:

  • Análisis del cabello: Se observa la textura, grosor, densidad y porosidad del cabello. Se examina la salud del tallo capilar, buscando signos de daño o fragilidad. Se evalúa la cantidad de cabello que se cae durante el examen.
  • Análisis del cuero cabelludo: Se observa la presencia de caspa, seborrea, enrojecimiento o inflamación. Se examina la condición de los folículos pilosos, buscando signos de miniaturización o atrofia. Se realiza una prueba de tracción suave para evaluar la fuerza del anclaje del cabello.

Es común que los pacientes asistan a consulta solicitando un tratamiento específico, como el trasplante de cabello. Pero, este procedimiento podría no ser la solución al problema que se tiene. Cualquier tratamiento resultará exitoso cuando se realiza un estudio profundo del caso. Si no sucede de esta forma, pueden presentarse efectos secundarios, como daño capilar irreparable.

Algo que resulta de gran importancia, es que la clínica y los especialistas que se encargarán de cada situación sean totalmente honestos. Un buen cirujano informará a su paciente en cada etapa de su proceso, lo que hace con su rostro, su cuerpo o su pelo. Buscarán acompañar al individuo en su situación, para garantizarles reales objetivos, donde lo que puede y lo que no puede hacerse, está bastante claro. Un ejemplo de ello es Capilclinic.

¿Por qué aparecen problemas capilares?

Son diversas las circunstancias que pueden participar en el desarrollo del cabello y su pérdida. De igual forma lo son todos los problemas que el cuero cabelludo puede experimentar. Aspectos como los desequilibrios hormonales, alimentación deficiente, herencia, enfermedades o consumo de psicotrópicos, actúan en el comportamiento del cabello. También lo hace el estrés, siendo el más influyente en la forma en la que crece el cabello y su buen estado.

La genética y la edad se relacionan de forma directa con las condiciones del cuero cabelludo. Ya que en la juventud se poseen alrededor de 600 foliculares x cm2. Pero conforme envejecemos, nuestro cuero cabelludo cuenta con apenas 485.

La mayoría de las personas ignora que la salud capilar se ve muy afectada por la alimentación que llevamos. Pero el cabello absorbe los nutrientes desde su raíz. La cual obtiene estos beneficios a través de las vitaminas, minerales, oligoelementos y oxígenos, recibidos de la sangre. Haciendo que sea necesario llevar una dieta equilibrada. El uso excesivo de secadores se debe tener en cuenta, al igual que las tenazas, planchas, productos químicos y toallas utilizadas al arreglar el cabello. Estos elementos pueden ser muy fuertes para las hebras capilares.

El ambiente es otro de los factores que puede estropear nuestro pelo. Cuando nos exponemos al sol, nadamos en la piscina o pasamos el rato en la playa, el cabello estará más propenso a dañarse. Los poros y la cutícula del pelo se abren cuando hay humedad en el ambiente, permitiendo que todo tipo de agente dañino ingrese a él.

Los muchos procedimientos a los que el cabello se somete, como tintes, decoloraciones y permanentes, ingresan a la cutícula. Modificando el interior de su corteza. Causando con ello, graves consecuencias en la cabellera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *