Pelo: todo lo que tienes que saber sobre él

pelo todo lo que debes saber sobre el

El pelo es una producción de nuestro organismo, que se mantiene a lo largo de toda la vida, en la mayoría de los casos. Este término no se refiere únicamente a las hebras que cubren el cuero cabelludo. También, es la forma correcta de nombrar a toda vellosidad que cubre la piel. Tales fibras cumplen distintas funciones en nuestro cuerpo, las cuales te daremos a conocer a lo largo de este artículo. Aquí, encontrarás información referente al pelo: todo lo que tienes que saber sobre él.

Las diferentes capas de la piel contienen todo tipo de células, estructuras y glándulas. Entre ellas, podemos encontrar las uñas, las glándulas sebáceas, las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos. Sistemas encargados de producir sudor, grasa y hebras de queratina, conocidas como pelo.

Al hablar de pelo, se hace referencia a la unidad capilar. Para las personas en la actualidad, estas hebras pueden tener gran importancia, tanto en lo social como en lo estético. Por esta razón, nos hemos dado la tarea de preparar este artículo. En él, encontrarás datos muy interesantes sobre el pelo, su composición, utilidad, ciclo de crecimiento y cómo envejece. No dejes de leerlo y entérate de todo.

También te puede interesar: Nutrición para el cabello, los mejores consejos

¿Qué es el pelo?

Pelo

El pelo es popularmente conocido también como cabello, cuando hace referencia a las fibras del cuero cabelludo. Se trata de una continuación del mismo a base de queratina, compuestas por raíz y tallo. Nacen desde los folículos pilosos, que se forman en la dermis.

La queratina es una proteína que se encuentra en distintas partes del cuerpo. La que forma el cabello, se diferencia de las demás al unir distintas capas de esta, hasta crear una estructura endurecida. Los folículos pilosos albergan la raíz, y el tallo va brotando fuera, extendiéndose hacia abajo. La raíz capilar es la encargada de alimentar al pelo. Aportándole nutrientes y oxígeno a través del tejido conjuntivo y los vasos sanguíneos que posee.

Pelo

Se compone de tres partes principales:

  • La raíz: Es la parte que se encuentra debajo de la piel y está compuesta por el folículo piloso, la papila dérmica y la matriz. El folículo piloso es una pequeña bolsa en la epidermis que contiene la papila dérmica, la cual es responsable del crecimiento del cabello. La matriz es la zona donde se produce la queratina, la proteína que forma la hebra.
  • El tallo: Es la parte visible del cabello que se encuentra por encima de la piel. Está compuesto por tres capas: la cutícula, la corteza y la médula. La cutícula es la capa exterior del tallo y está formada por escamas de queratina. La corteza es la capa intermedia del tallo y está compuesta por fibras de queratina que dan su fuerza y ​​elasticidad. La médula es la capa central del tallo y está compuesta por células blandas.
  • La punta: Es la parte final del cabello y puede ser roma o bifurcada. La punta es la parte más susceptible al daño, ya que no está protegida por la cutícula.

¿Cuál es la función del pelo?

Pelo

Por mucho tiempo, el pelo ha sido visto como un elemento que hace destacar la belleza de los individuos, principalmente en las mujeres. Sin embargo, el cabello es el que mayor atención recibe, llegando a olvidar el cuidado del resto de la vellosidad, optando muchas veces por eliminarla. Siendo las damas las que prefieren retirar el pelo de sus axilas, piernas y genitales. Puesto que, para muchas culturas, el vello facial y corporal es considerado como antiestético.

Sin embargo, se ignora por completo la original función que tiene el pelo en nuestro cuerpo, la cual es protegernos. Estas fibras son las encargadas de regular la temperatura corporal, resguardando a la piel de las bajas temperaturas. Funciona además como una capa que evita que el aire frío entre en contacto con nuestro sistema.

Pero, además de controlar la temperatura del cuerpo, el pelo se encarga de otro tipo de protección muy importante. Resguarda la piel del daño causado por los rayos UV. Sirviendo como bloqueo solar para las piernas, los brazos y el cuero cabelludo. Encargándose, además, de evitar el ingreso al sistema de sudor, polvo y demás partículas contaminantes. Por medio de los genitales, la boca, los ojos o la nariz.

Más allá de la estética, cuidar el pelo es fundamental para mantener su función protectora. Esto implica:

  • Lavarlo con regularidad: Eliminar la suciedad, el polvo y el exceso de grasa sin resecarlo.
  • Utilizar productos adecuados: Elegir champús, acondicionadores y otros productos que se adapten a las necesidades del tipo de cabello.
  • Evitar el uso excesivo de herramientas de calor: Planchas, secadores y rizadores pueden dañar el cabello.
  • Consumir una dieta saludable: Una dieta rica en vitaminas y minerales es esencial para una hebra capilar sana.

¿Cómo crece el pelo?

Pelo

Lo principal a entender sobre el pelo, es que no nace una hebra y crece de por vida. Las fibras capilares tienen un crecimiento cíclico, denominado ciclo piloso. Dependiendo de cómo se forma, cada folículo va desarrollando su propio ciclo. Razón por la que cada cabello se hallará en una fase diferente en cada etapa de nuestra existencia.

El crecimiento del cabello es un proceso fascinante y complejo que involucra diferentes etapas y factores. Las cuales son:

  • Fase anágena: Es la primera del ciclo, donde el crecimiento del pelo inicia y se mantiene en desarrollo. Esta fase puede llegar a mantenerse por 2 y hasta 8 años. En este momento del ciclo, los folículos son más amplios en la base, volviéndose más estrechos en el tallo. El pelo se mantiene en constante crecimiento, debido a que las células se dividen una y otra vez.
  • Fase catágena: Es el momento en el que el pelo se encuentra en descanso. Una fase que se mantiene por alrededor de 3 semanas. El crecimiento del cabello se detiene y ocurre el desprendimiento de su matriz, paralizando también la división celular. El folículo piloso tomará para este momento una forma de cilindro.
  • Fase telógena: Se trata de la fase en la que el pelo acaba por caer. Es una etapa que dura aproximadamente 3 meses. La forma del folículo es similar a la de una cerilla. No existe ningún tipo de unión folicular con la hebra, por lo que cualquier contacto hará que el pelo se pierda.

Existen diversos problemas que pueden afectar al crecimiento del pelo. Como la alopecia, la caspa y el cabello quebradizo. Estos problemas pueden tener diferentes causas. Entre las que se incluyen la genética, las hormonas, el estrés o una dieta deficiente.

¿El número de pelos cambia con el envejecimiento?

El paso del tiempo si modifica la cantidad de cabello que se posee. Cuando nacemos, nuestro cuero cabelludo se encuentra enriquecido con un gran número de folículos pilosos. Los mismos comenzarán su reducción natural, a lo largo de los años. Muchas personas tienen la creencia de que los recién nacidos poseen una menor cantidad de cabello que los adultos. Esto se debe a que, en los primeros meses de vida, no se ha establecido el ritmo de crecimiento. Todos los folículos no se encuentran en funcionamiento. Pero se encuentran a la espera de iniciar su producción.

Según la edad, una persona puede tener la siguiente cantidad de folículos:

  • 135 cm2 de folículos pilosos al nacer.
  • 615 cm2 de folículos pilosos desde los 30 años.
  • 485 cm2 de folículos pilosos pasados los 60 años.

Cuando inicia el envejecimiento, la cantidad de folículos pilosos existentes se reduce. Razón por la que se hace necesario, mantener el bienestar capilar desde la juventud. En busca de evitar la pérdida de cabello prematura, tanto por el proceso de caída natural, como por factores genéticos.

Si lo que se desea es mantener el pelo en un buen estado, se requiere mantener una alimentación balanceada. Limpieza capilar correcta y una atención básica. Se recomienda, además, asistir a consulta con un especialista, al momento que el cabello comienza a comportarse de forma inadecuada. Estos profesionales pondrán asegurar la salud y buen estado del pelo. Ayudándole a cumplir todas sus funciones correctamente.

¿Cómo cuidarlo?

El pelo es una parte importante de nuestra imagen personal y un reflejo de nuestra salud. Cuidarlo adecuadamente es fundamental para mantenerlo fuerte, brillante y saludable. A continuación, te presentamos algunos consejos para lograrlo:

  • Frecuencia de lavado: Lava tu cabello con la frecuencia necesaria, dependiendo de tu tipo de melena y actividad física. El cabello graso puede requerir un lavado diario, mientras que el cabello seco puede lavarse cada dos o tres días.
  • Champú y acondicionador: Elige un champú adecuado a tu tipo de cabello. Si tienes dudas, consulta con un peluquero o dermatólogo. Usa un acondicionador después del champú para hidratar la hebra capilar y facilitar el peinado. Aplícalo en las puntas, evitando el contacto con el cuero cabelludo.
  • Cepillado suave: Cepilla tu cabello suavemente dos o tres veces al día para eliminar enredos. Y distribuir los aceites naturales del cuero cabelludo. Usa un cepillo adecuado a tu tipo de melena.
  • Protección del calor: Evita el uso excesivo de herramientas de calor. Como planchas, secadores y rizadores. Si las usas, aplica un protector térmico para evitar daños en el cabello.
  • Hidratación: Beber suficiente agua es importante para mantener la hidratación del cabello y la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *