Poliosis o mechón blanco en el pelo

poliosis o mechón blanco en el pelo

Nuestra piel está cubierta por millones de pelos, conocida como zona pilosa, que se encargan de protegerla. Desafortunadamente, existen distintas situaciones que pueden afectarla. Tal es el caso de la poliosis, una condición que lleva a la formación localizada de mechones de pelo blanco. Es una afección que puede manifestarse en hombres y mujeres de cualquier edad. Cuando esto ocurre, la mayor parte del pelo mantiene su color natural, a excepción de una porción que se vuelve blanca o gris. Son muchas las razones de ello, pero el factor genético apunta a ser la causa principal.

La frente es el área que por lo general desarrolla este mechón de pelo blanco. También, es un fenómeno que se manifiesta en otras zonas. Como las cejas, las pestañas, la barba o cualquier otra parte del cuerpo con vellosidad. A diferencia de la canicie, no hay una edad estimada para el inicio de esta patología. Simplemente aparece, en cualquier momento de la vida.

A lo largo del tiempo, se han registrado casos de recién nacidos con mechones blancos en la parte frontal de su cabello. Estos casos provienen de una herencia genética. Siendo los casos de poliosis que más interés han tenido a nivel mundial. A continuación, explicaremos todo lo referente a esta afección, para que aprendas a detectarla y conozcas todas sus características.

Te puede interesar: Mascarillas de huevo y miel para el cabello

¿De qué se trata la poliosis?

Poliosis

Tal como se ha mencionado al principio, la poliosis es una afección donde las funciones pilosas se ven alteradas. Causando con ello una modificación en el color del pelo. Por lo general, la poliosis llega a ser confundida con la alopecia areata. Principalmente cuando se trata de un afectado con corte de pelo bajo.

Tal confusión, es motivada a las similitudes que presentan ambas condiciones, vistas desde la distancia. Tanto la alopecia areata como la poliosis, se caracterizan por hacer que el cuero cabelludo tenga áreas blanquecinas. No obstante, es muy fácil notar sus diferencias cuando se mira la zona afectada de cerca. La poliosis solo se trata de un cambio en el color del pelo, volviéndolo blanquecino, pero sin perderlo. La alopecia areata, en cambio, si resulta ser una caída del cabello en forma de parches circulares. Que deja la piel del cráneo despoblada.

¿Cuáles son las causas de la poliosis?

Poliosis

La reducción en los niveles de melanina, es la causa principal de la aparición de poliosis. La melanina es un pigmento de nuestro cuerpo, encargado de aportar color a la piel, el cabello y los ojos. El organismo lo produce de forma natural, pero por diversos motivos, su cantidad puede disminuir. El envejecimiento es una de las razones principales por las que el color del pelo puede comenzar a perderse. Esta situación lleva a la aparición del pelo blanco, que comúnmente conocemos como canas.

Pero, cuando se trata de poliosis, la baja en los niveles de melanina ocurre a cualquier edad. Y en una zona muy específica. Es por ello, que se manifiesta como parches blancos y no como una afección extendida. Pudiendo manifestarse en distintas áreas del cuerpo que tengan pelo.

Algunas enfermedades pueden también ser las causantes de la aparición de mechones blancos en el pelo. Patologías genéticas que lleven a la reducción o eliminación de melanina en partes de la piel localizadas, pueden ser la razón. El cuerpo en general no se ve afectado por esta situación, solo unas zonas serán las implicadas y formarán los parches claros.

Entre las enfermedades responsables de este fenómeno, se encuentran:

Síndrome de Waardenburg

Poliosis

El síndrome de Waardenburg es un trastorno genético poco común que afecta a la pigmentación del cuerpo. Así como el desarrollo del oído interno y, en algunos casos, otras estructuras del cuerpo. Se caracteriza por una serie de síntomas que pueden variar en severidad e incluso estar ausentes en algunos casos.

La poliosis puede aparecer por un gen transmitido de padre a hijo. Este se divide en distintos tipos, que se conocen como mutaciones genéticas. No obstante, todas las clases de este síndrome compartes algunas características. Como problemas auditivos y reducción en los niveles de melanina, tanto en el pelo como en los ojos y la piel.

Se han descrito cuatro tipos principales de síndrome de Waardenburg, cada uno con sus propias características:

  • Tipo 1: Es el tipo más común y se caracteriza por la presencia de hipoacusia neurosensorial (pérdida auditiva). Heterocromía del iris (ojos de diferentes colores), distopia cantorum (ojos más separados de lo normal). Y un mechón blanco de pelo en la parte frontal del cuero cabelludo.
  • Tipo 2: Se caracteriza por la presencia de hipoacusia neurosensorial, distopia cantorum, y anomalías en las estructuras del oído interno.
  • Tipo 3: Es un tipo más raro que se caracteriza por la presencia de labio leporino y paladar hendido. Además de las características del tipo 1.
  • Tipo 4: Se caracteriza por la presencia de anomalías en las vértebras y las costillas, además de las características del tipo 1.

No existe cura para el síndrome de Waardenburg, pero el tratamiento puede ayudar a mejorar los síntomas. El tratamiento puede incluir:

  • Audífonos: Para mejorar la pérdida auditiva.
  • Cirugía: Para corregir el labio leporino y el paladar hendido.
  • Terapia: Para ayudar a los niños con dificultades de aprendizaje o desarrollo.

Piebaldismo

Poliosis

Es conocido popularmente como albinismo parcial. Una patología de origen genético que provoca la despigmentación de distintas partes del cuerpo. En la mayoría de personas afectadas, llega a formar un mechón de pelo blanco en la frente.

Es causado por mutaciones en el gen KIT, que es responsable de la producción de melanina. El pigmento que da color a la piel y el cabello. La herencia puede ser autosómica dominante. Lo que significa que solo se necesita una copia del gen mutado para que se desarrolle la enfermedad. También, puede ser autosómica recesiva. En cuyo caso, se necesitan dos copias del gen mutado para que se manifieste la enfermedad.

Los síntomas del piebaldismo pueden variar en severidad de una persona a otra. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Manchas blancas en la piel: Las manchas blancas pueden ser de diferentes tamaños y formas. Y generalmente, se encuentran en la cara, el tronco y las extremidades.
  • Mechón blanco de pelo: En la mayoría de las personas afectadas, el piebaldismo causa un mechón de pelo blanco en la frente.
  • Heterocromía del iris: Ojos de diferentes colores.
  • Problemas de visión: En algunos casos, el piebaldismo puede causar problemas de visión. Como fotofobia (sensibilidad a la luz) y nistagmo (movimientos involuntarios de los ojos).

No existe cura para el piebaldismo. Pero el tratamiento puede ayudar a mejorar la apariencia de las manchas blancas en la piel. El tratamiento puede incluir:

  • Cremas con protector solar: Para proteger las manchas blancas de la luz solar y evitar que se quemen.
  • Maquillaje: Para cubrir las manchas blancas.
  • Láser: En algunos casos, se puede utilizar el láser para eliminar las manchas blancas.

Otras clases de poliosis

Poliosis

Además del origen genético, existen otras circunstancias que provocan la aparición de mechones blancos en el pelo. Por ejemplo, los tratamientos con radioterapia, infecciones o procesos inflamatorios pueden causar poliosis. También es un fenómeno que se manifiesta tras superar la alopecia areata. El nuevo pelo que crece aparece sin pigmento. En estos casos, las personas recuperan el color natural con el tiempo, sin necesidad de ningún tratamiento.

Si usted experimenta la aparición de mechones blancos en el cabello, es importante consultar con un médico para determinar la causa. El médico puede realizar un examen físico y solicitar pruebas de laboratorio para descartar cualquier enfermedad subyacente. En algunos casos, el médico puede derivar al paciente a un dermatólogo o a un especialista en genética. Para obtener un diagnóstico más preciso.

¿Existe tratamiento para la poliosis?

En la actualidad, no hay tratamiento existente para erradicar la poliosis de origen genético. Por lo general, la forma de tratar esta afección es maximizando la producción de melanina. Lo que puede alcanzarse al aumentar la ingesta de alimentos ricos en carótenos. Estos pueden ser: las verduras de hoja verde, la zanahoria, la espinaca, la calabaza, el albaricoque, el melocotón, entre otros. Pero este consumo no garantiza que el pelo que ha perdido el pigmento, lo recupere de forma natural. Por lo que será necesario recurrir a los tintes para hacerlo.

Cuando la poliosis es provocada por otras situaciones, como tratamientos médicos o debido a infecciones, las opciones son más amplias. Para que la zona afectada vuelva a tener su pigmento, lo primordial es contar con un diagnóstico preciso. Cuando se encuentra el origen del problema, se puede establecer un tratamiento que resulte efectivo.

¿Puede ser canicie prematura y no poliosis?

La aparición de canas no es habitual, por ejemplo, en los niños. Cuando un infante presenta pérdida de pigmentación en su pelo, es muy importante acudir a un especialista. Podría tratarse de poliosis, pero también, podría ser algún tipo de alteración en la tiroides o deficiencia de vitamina B-12.

¿La poliosis puede aparecer de la noche a la mañana?

Ciertas personas han manifestado que, luego de haber vivido una experiencia emocional traumática. Su cabello ha cambiado de color de un día para otro. No se ha comprobado científicamente que esta situación sea posible. Los médicos opinan que, la poliosis inicia su aparición durante varias semanas, incluso meses. Estos datos teniendo en cuenta una enfermedad genética que lleva a la desaparición de la melanina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *