Problemas capilares, ¿Cuáles son los más comunes?

Problemas capilares - especialista revisando el cabello de un paciente

Existen diversos problemas capilares que afectan la salud capilar tales como la alopecia y las enfermedades del cuero cabelludo. Estas enfermedades son patologías que afectan la piel de la cabeza y trae consigo la caída del cabello. Reconocer cada patología, así como sus causas y cómo tratarlas es de vital importancia. Los problemas con el cuero cabelludo pueden ser de origen autoinmune y de origen común. Es importante acudir inmediatamente a un especialista, si presenta algunos de estos problemas que exponemos a continuación.

Las enfermedades de origen autoinmune son aquellas donde el propio sistema inmunológico del paciente ataca por error a células sanas de su cuerpo. Estas enfermedades son: Lupus, Liquen plano, psoriasis y la esclerodermia. En cuanto a los problemas capilares debido a causas más comunes se refiere a: dermatitis seborreica, la tiña o la pediculosis. Además, están la caspa, caída del cabello y sequedad capilar. En este artículo además de conocer sus causas y cómo afecta al paciente, conocerás los tratamientos capilares recomendados.

Problemas capilares, ¿Cuáles son los más comunes?

Problemas capilares - mujer en la consulta del especialista capilar para una revision

Los problemas capilares se pueden clasificar de origen autoinmune, afectando severamente la salud capilar, o de tipo común. A continuación, se detallan cada uno de estos tipos de problemas capilares.

  • Problemas autoinmunes. En este grupo de enfermedades podemos detallar las siguientes:
    • Lupus eritematoso: Provoca inflamación cutánea, afectando al cuero cabelludo y la cara. Esta enfermedad desencadena en alopecia, ya que afecta la línea de nacimiento del cabello.
    • Liquen plano pilar: Consiste en irritación e hinchazón del cuero cabelludo de donde se deriva la alopecia cicatricial.
    • Psoriasis: Se manifiesta con manchas escamosas y rojas causando picores muy fuertes. Suele aparecer con brotes cíclicos durante semanas o meses. Cuando esta enfermedad ataca el cuero cabelludo afecta el folículo piloso, provocando la caída del cabello.
    • Esclerodermia: Consiste en el endurecimiento y tirantez de la piel por exceso de colágeno. La piel se endurece provocando alopecias parciales con caída de cabello en parches. Puede avanzar hasta llegar a la alopecia cicatrizal e irreversible.

Problemas capilares - persona con caspa

  • Problemas comunes. En cuanto a las enfermedades capilares de origen común tenemos:
    • Caspa: Es un estado descamativo del cuero cabelludo, con leve picor sin inflamación. Se origina por la aceleración del proceso de cambio en las células basales epidérmicas del cuero cabelludo. Se observan masas escamas blanquecinas, que al caer sobre los hombros da aspecto de suciedad.
    • Dermatitis Seborreica: Es la combinación entre la seborrea y la irritación provocada por el hongo Pityrosporum. Consiste en inflamación del cuero cabelludo en episodios de duración variable e intermitente, además de prurito, eritema y descamación.
    • Tiña del cabello: Infección producida por un hongo dando aparición en zonas descamadas y secas. Suele provocar picazón y puede convertirse en alopecia.
    • Pediculosis: Causada por piojos que se alojan en la nuca, cabeza y sobre las orejas, produce gran picor.

Tratamientos capilares para aliviar problemas con el cuero cabelludo

Problemas capilares - mujer con fuertes picores en la cabeza

Existen diferentes tipos de tratamientos capilares que se adecuan a las diversas enfermedades detalladas anteriormente. El tratamiento para la Dermatitis seborreica consiste en la aplicación de medicamentos antifúngicos y corticoides tópicos. Acompañados del uso regular de un champú específico.

En cuanto a la tiña se aplican antifúngicos orales para eliminar el hongo junto a champús de sulfuro de selenio. Mientras que el mejor tratamiento para la pediculosis es la aplicación de lociones de permetrina o dimeticona. Para la esclerodermia se recetan medicamentos para dilatar los vasos sanguíneos e inhibir el sistema inmune.

En el caso de la psoriasis se aplican medicamentos como metotrexato y ciclosporina acompañado de champús con ácido salicílico, alquitrán mineral. Para el caso de lupus eritematoso, se recomiendan fármacos como corticoides y minoxidil tópico, que frena la inflamación.

La otra parte de los tratamientos tiene que ver con los componentes que contienen los cosméticos que aplicamos para problemas capilares. La formulación de estos cosméticos incluye componentes con una acción dermofarmacéutica basada en la rectificación de los problemas menos severos.

Estos cosméticos contienen elementos como: Normalizadores de la actividad celular, Antiseborreicos, Queratolíticos, Antifúngicos, Antisépticos. También incluyen derivados vegetales como: ortiga blanca, limón, hamamelis, pino, avena, hiedra quilaya, romero, té, laurel.

Otros tipos de afecciones capilares

Examina el cabello de una mujer joven con una lupa

De igual manera es importante mencionar otros tipos de problemas capilares que son muy frecuentes y se solventan con tratamientos cosméticos. Entre ellos se puede mencionar:

  • Sequedad capilar: Se debe a la insuficiencia de sebo en la superficie capilar. Puede deberse a razones fisiológicas como hipersecreción sebácea, tratamientos químicos aplicados al cabello, abuso del secado y alisado. Su tratamiento capilar es a base de pantenol, proteínas vegetales, siliconas y derivados de la queratina.
  • Exceso de grasa capilar: Otro de los problemas capilares más frecuentes es la producción excesiva del sebo por parte de las glándulas. Debe lavarse el cabello más a menudo a pesar de restarle brillo al mismo.
  • Cuero cabelludo sensible:  Se caracteriza por sequedad, irritación, picor y escozor del cuero cabelludo. Algunas de las causas son cambios bruscos de temperatura, productos de baja calidad y estrés.

Cuidados para evitar dificultades con el pelo

Señora que usa champú, lavando el cabello en un baño con agua de rociador de ducha

Dentro de los buenos hábitos de cuidado personal que se debe tener, es importante prestar atención al cuidado del cabello. El cabello es nuestra carta de presentación y con frecuencia las personas que sufren de algún problema capilar suelen ser mal vistas. Ya que lo asocian con la falta de higiene personal, que en ocasiones no es cierto. Por tal motivo deben tener en cuenta los siguientes consejos que puede incorporar a su rutina de aseo personal:

  • Higiene constante y adecuada del cabello con champús especiales para cada problema que presente.
  • El empleo de productos de belleza de buena calidad, por ejemplo: tintes, baños de crema, acondicionadores, adaptados al tipo de cabello.
  • Saludable y equilibrada alimentación para que ayude a la nutrición por dentro del cabello y pueda soportar los agentes externos.
  • Realizarse tratamientos capilares y exámenes específicos con profesionales para dar con la solución a su problema capilar.
  • Aplicación de mascarillas, sueros, bálsamos y lociones que habitualmente se usan después del champú. Se dejan por un tiempo determinado para lograr mejores resultados de hidratación del cabello.

Alopecia

Mujer recibiendo un tratamiento de pérdida de cabello en una clínica

La pérdida anormal del cabello se conoce como alopecia. En otras palabras, cuando una persona pierde más de 100 hebras por día y estas no se restauran adecuadamente. ¿Cómo puedo saber si estoy sufriendo de alopecia? Basta con visitar a un tricólogo, un médico especializado en las enfermedades capilares. Mientras tanto, puede llevar a cabo una evaluación en casa teniendo en cuenta algunas de las causas que la provocan.

La pérdida de pelo es el síntoma más claro de que puedes sufrir de alopecia. Sin embargo, estos son algunos otros síntomas que pueden indicar que tienes alopecia:

  • El cabello se vuelve más delgado y frágil.
  • Se pierde el cabello en áreas muy particulares del cuero cabelludo.
  • Se produce una picazón o un enrojecimiento en ciertas áreas del cuero cabelludo.
  • Se sufre de un exceso de cabello caído al cepillarlo, lavarlo o peinarlo.

Estos son algunos factores que pueden indicarte que puedes estar padeciendo alopecia. Para ayudarte a saber si puedes estar sufriendo esta enfermedad es mejor que conozcas alguno de estos factores.

Herencia

Examina el árbol genealógico para ver si tus padres, tíos o abuelos sufren de alopecia. Si es así, es muy probable que también llegues a desarrollarla. No todas las personas que tienen padres o familiares con alopecia pueden llegar a desarrollar la enfermedad. Sin embargo, la probabilidad de heredar esta condición es alta.

El cromosoma X contiene los genes que causan la alopecia androgénica, que es el tipo de alopecia que se hereda y la más común del mundo. Las mujeres al tener dos cromosomas X tienen que heredar dos copias para llegar a desarrollar esta enfermedad. Sin embargo, los hombres disponen de un único cromosoma X. Así que, para desarrollar alopecia androgénica, solo tienen que heredar una copia del gen.

Estrés

El estrés es una reacción natural del cuerpo a situaciones peligrosas o difíciles. El organismo libera hormonas como el cortisol y la adrenalina cuando en situaciones de estrés. Estas hormonas pueden dañar el cabello y causar su caída. Si tu estilo de vida es extremadamente rápido, con una carga muy alta de trabajo, lleno de ocupaciones y preocupaciones. 

Tienes muchas posibilidades de que estés sufriendo una alopecia por estrés. Ya que el estrés y la ansiedad son dos factores que influyen en gran medida a la pérdida del cabello. Afortunadamente, esta caída es temporal, una vez que la razón que provoca el estrés desaparece, tu cabello vuelve a crecer.

Mala alimentación

Tienes que entender que una mala alimentación es el mejor camino para que pierdas el pelo. Para mantener tu cabello sano, debes comer sano. El cabello necesita aportes de vitaminas y otros nutrientes esenciales como son el zinc, el hierro, el cobre, las vitaminas A, B, C y E.

La producción de sebo depende de las vitaminas A y C, un producto que mantiene el cabello hidratado y protegido. La producción de glóbulos rojos depende de las vitaminas B, especialmente la vitamina B12. Estos glóbulos son los que llevan oxígeno a los folículos pilosos. El hierro es esencial para el transporte de oxígeno y el zinc lo es para sintetizar proteínas. 

El cobre juega un papel primordial en la producción de melanina, que es el pigmento encargado de dar color a nuestro pelo. Normalmente la pérdida de cabello por una mala alimentación puede revertirse. Cuando sigas una dieta saludable rica en alimentos con nutrientes esenciales para tu cabello, este volverá a crecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *