¿Cómo recuperar el pelo perdido?

Cómo recuperar el pelo perdido

La alopecia es un problema que aqueja a millones de personas en el mundo. Aunque ciertamente tiene una mayor incidencia entre la población masculina. Esto, motivado a factores de orden genético y a cambios de carácter hormonal. En donde la testosterona en su interacción con la enzima 5-alpha reductasa se convierte en dihidrotestosterona. Aumentando el riesgo de pérdida de cabello desde temprana edad. Por lo que cada vez, es más común, ver a hombres de entre 20 y 30 años preguntarse ¿Cómo recuperar el pelo perdido?

En España está tendencia es casi que el pan de cada día. Pues se estima que al menos un 50% de la población sufre de alopecia androgénica. Una situación que ha llevado a muchas personas a probar con un sinfín de tratamientos capilares para tratar recuperar el cabello. O simplemente para prevenir su caída prematura. Así que, si este es tu caso y planeas hacerte un microinjerto capilar o un tratamiento de células madres. Sigue leyendo este artículo y descubre todas las alternativas y posibles soluciones a las que puedes apelar.

También te puede interesar: Tipos de alopecia masculina

¿Cómo recuperar el pelo perdido?

Cómo recuperar el pelo perdido

El cabello se cae por múltiples razones. Por ello, antes de someternos a cualquier procedimiento capilar es imprescindible contar con un diagnóstico personalizado. Cada caso es diferente y la valoración de los expertos es indispensable para dar con la causa exacta de dicha anomalía. Solo así podremos garantizar la eficacia de cualquier tratamiento. No es lo mismo revertir los estragos de un efluvio telógeno derivado de un postparto u ocasionado por estrés. Qué abordar casos de alopecia androgénica o de alopecia areata.

En el primero de los escenarios, lo primordial será buscar un mecanismo eficaz para bajar o regular los niveles de estrés. Debido a que esto podría ayudar a frenar oportunamente la calvicie. Mientras que, en el segundo y tercer caso, lo más probable es que el médico recurra a la prescripción de ciertos fármacos. Como el minoxidil y la finasterida. Sobre todo, para estimular el crecimiento del cabello y desacelerar los signos de la alopecia.

Aunque también podría apelar a otro tipo de tratamientos como mesoterapia capilar, plasma rico en plaquetas y hasta un trasplante de cabello. Todo dependerá de cómo responda el paciente a cada compuesto y del grado de calvicie o de pérdida de densidad capilar que presente. Mientras que, si el origen del problema está relacionado con una deficiencia nutricional. Lo primero que se debe descartar es el padecimiento de alguna patología de base y en caso de determinarse su ausencia. Los suplementos vitamínicos no vendrán nada mal para cubrir dicho déficit.

No obstante, en este y en cualquier otro contexto. Es imprescindible no dejar de lado el cuidado de la alimentación y del estilo de vida que llevamos. Pues buena parte de los nutrientes que llegan al cuero cabelludo y que circulan dentro de nuestro organismo. Ingresan a través de esta vía.

Tratamientos efectivos para combatir la caída del cabello

Cómo recuperar el pelo perdido

¿Cómo recuperar el cabello perdido? No siempre es una pregunta tan fácil de responder como parece. Como avanzamos en líneas anteriores determinar la causa de la caída del cabello y el tipo de alopecia que aqueja al paciente. Es indispensable para dar con el tratamiento más adecuado en cada circunstancia. Sin embargo, en la actualidad, existen soluciones y opciones muy variadas para frenar y controlar la disminución de la densidad capilar por diversas razones.

En ese orden y en aras de que vuelvas a lucir un melena brillante y voluminosa. Te presentamos algunas de las técnicas y métodos más efectivos.

Champús anticaída

Cómo recuperar el pelo perdido

Si bien no constituye una solución definitiva para la alopecia. El uso de champús anticaída elaborados a base de ingredientes 100% naturales y libres de químicos y parabenos. Puede ayudar notablemente a reactivar el ciclo de crecimiento del cabello y a redensificar y fortalecer los folículos pilosos. Limpiando profundamente el cuero cabelludo y aumentado la nutrición que reciben las raíces del pelo para crecer más sano y brillante.

Por ello, si buscas una fórmula confiable y altamente efectiva para contrarrestar los efectos de una perdida de cabello estacional. O de un efluvio telógeno posparto. El champú anticaída de Vilanolab es una de las mejores opciones que encontrarás en el mercado. Y es que gracias a sus principios activos y al GENENCARE OSMS BA. Que es un nutriente esencial extraído de la remolacha. Tu melena podrá recuperar la fuerza y la hidratación pérdida.

Antifúngicos por prescripción dermatológica

Cómo recuperar el pelo perdido

En casos en los que la alopecia es originada por la proliferación de hongos o levaduras en el cuero cabelludo. Y en todas aquellas situaciones en las que el folículo piloso se ha cerrado por el efecto de ciertas afecciones cutáneas. El uso de cremas antimicóticas y antifúngicas como el ketoconazol. Serán un recurso de gran utilidad para contrarrestar el avance de dicho trastorno.

Pero, además, gracias a que regula la sobreproducción de sebo y a su efecto inhibidor de las hormonas androgénicas. Constituye una sustancia altamente favorable para estimular la reapertura de los folículos pilosos. Por ello, es uno de los tratamientos más indicados para tratar la tiña y la descamación del cuero cabelludo causado por la caspa. Especialmente, en su versión champú.

Plasma rico en plaquetas

Cómo recuperar el pelo perdido

Para todas aquellas personas que se preguntan cómo recuperar el pelo perdido. Y para quienes desean aumentar el grosor del tallo piloso, después de someterse a un injerto capilar. La bioestimulación plaquetaria es uno de los tratamientos más recomendables. Esta técnica que consiste en extraer plasma de la misma sangre del paciente para luego reinyectarla en el cuero cabelludo.

No solo sirve para potenciar el crecimiento del cabello y mejorar su calidad. Sino también para contrarrestar los efectos capilares del periodo de postparto y para aumentar la densidad del cabello ante cualquier tipo de efluvio telógeno. Y lo mejor de todo es que se trata de un procedimiento mínimamente indoloro que puede aplicarse a cualquier edad. Ofreciendo grandes beneficios que también se evidencian en la piel.

Minoxidil

Cómo recuperar el pelo perdido

Otro de los fármacos y lociones más indicadas para desacelerar la calvicie y para estimular notablemente el crecimiento del cabello. Es el minoxidil. Un antihipertensivo con efecto vasodilatador que resulta altamente favorable para aumentar la irrigación sanguínea en el cuero cabelludo. Por tanto, se puede decir que el uso sostenido de este tipo de medicamento ayuda a mejorar significativamente la nutrición y la oxigenación de los folículos pilosos.

Esto hace de este componente, un paliativo ideal para mitigar las consecuencias de la alopecia androgénica y del efluvio telógeno crónico. Sin embargo, es preciso acotar que quien lo use debe ser constante para ver resultados positivos y conseguir una melena cada vez más frondosa.

Finasterida

Dentro de los antiandrogénicos más contundentes para combatir la calvicie, también destaca la finasterida. Un medicamento especialmente indicado para bloquear la actividad de la enzima 5-alfa reductasa que convierte la testosterona en dihidrotestosterona. Esto hace que sea uno de los tratamientos más comunes para revertir el avance de la alopecia androgénica. Aunque también se puede combinar con el minoxidil en versión tópica, para ver mejores resultados. Especialmente, en todos aquellos casos en los que se preguntan cómo recuperar el pelo perdido.

Solo es preciso acotar que, algunos pacientes pueden experimentar ciertos efectos secundarios, tras la toma de este comprimido. Tales como la disminución del deseo sexual. Pero, por lo general, es algo que ocurre en casos muy excepcionales.

Trasplante capilar

Como advertimos en líneas anteriores no todos los tipos de alopecia responden de forma positiva a los mismos tratamientos. Están las alopecias cicatriciales que conllevan una destrucción del folículo piloso. Pero también están las manifestaciones no cicatriciales de calvicie. Que, en la mayoría de los casos son completamente reversibles.

En tal sentido y siempre y cuando el paciente cuente con una zona donante lo suficientemente generosa. El trasplante capilar se perfila como una de las soluciones más eficaces e innovadoras para recuperar el pelo perdido. Sobre todo, cuando se recurre al injerto capilar con técnicas avanzadas como la FUE Zafiro. O al implante de cabello con la técnica DHI, con la que tanto hombres como mujeres pueden verse ampliamente beneficiadas.

No obstante, al momento de decantarse entre uno u otro procedimiento, siempre es conveniente solicitar una evaluación tricológica o dermatológica de rigor.

¿Por qué se cae el cabello?

Todos los que se interesan por saber cómo recuperar el pelo perdido. También suelen preguntarse de manera recurrente por qué razón se produce la caída del cabello. Y aunque en algunos pacientes los efectos del estrés y la ansiedad contribuyen con el agravamiento de este tipo de problema. La verdad es que, en la mayoría de los casos, el surgimiento de la alopecia, es el resultado de una combinación de múltiples factores.

Sin embargo y si bien algunos de ellos son inevitables. Muchos otros se pueden prevenir y controlar con el fin de frenar el avance de la calvicie. En ese orden y para que tengas más claro por qué se produce este fenómeno capilar. Te compartimos algunas de las principales causas que desencadenan la pérdida de cabello:

  • Predisposición genética. Si vienes de una familia paterna y materna en la que predomina la calvicie. Es muy probable que, siendo hombre, también heredes este rasgo.
  • Cambios hormonales. Los desequilibrios hormonales durante la menopausia y la ralentización del ciclo de crecimiento de los folículos pilosos en el embarazo. Dan paso a la aparición de un tipo de efluvio telógeno transitorio.

De igual forma, otras variables que inciden en el desprendimiento y adelgazamiento irregular del cabello. Se resumen en los siguientes puntos:

  • Altos niveles de estrés.
  • Trastornos psicológicos.
  • Disfunciones de la tiroides.
  • Ciertos medicamentos y tratamientos agresivos como la quimioterapia.
  • Secuelas del covid-19.
  • Cambios estacionales.
  • Malos hábitos de lavado.
  • Uso excesivo de herramientas de calor.
  • Quemaduras o traumas en el cuero cabelludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *