Rutina capilar para cada tipo de cabello

Rutina capilar para cada tipo de cabello

Son muchos los tipos de cabello y aun más las formas en las que podemos cuidarlos. Una de ellas es llevar una rutina de lavado para el cabello. La mejor manera de hacerlo es identificar cual es nuestro tipo de cabello y buscar cual es la mejor forma de tratarlo. Esto parte de como se debe lavar el cabello hasta los productos más indicados para este. Una buena rutina capilar para cada tipo de cabello pasa por el prelavado, luego el lavado hasta un post-lavado.

Es de suma importancia incluir en nuestra rutina de belleza una que se dedique al cuidado del cabello. Este se encuentra expuesto a todo tipo de factores externos que pueden llegar a dañarlo. Y la mejor forma de prevenir que se dañe es identificar cual es la mejor rutina capilar. Continúa con nosotros y entérate de todo lo que necesitas saber para mantener una cabellera hermosa.

También te puede interesar: Biotina para la caída del cabello

Cada tipo de cabello tienen su rutina capilar

1.    Prelavado

Las rutinas de prelavado constan de mascarillas exfoliantes, cepillado e hidratación extra. No es necesario incluir los tres pasos en nuestra rutina capilar. Pero si es importante identificar cual es la necesidad para nuestro tipo de cabello para poder elegir cual es la que mejor nos funciona.

Cabellos secos

Este tipo de cabello suele ser muy frágil y quebradizo. Se recomienda el uso de mascarillas nutritivas, esto le aportará la hidratación necesaria para fortalecerlo, de esta forma se minimiza la posibilidad de que este se quiebre.

Cabellos grasos

En este caso lo más recomendado es el uso de mascarillas exfoliantes, que también pueden ser sustituidas por algún champú sin sal. Con esto se logra purificar el cuero cabelludo, llegando a mantenerlo limpio por mucho más tiempo.

Todo tipo de cabello

Se recomienda hacer el cepillado para cualquier tipo de cabello, siendo un paso que no se debería saltar. Pero no de cualquier forma, se debe empezar por las puntas muy suavemente e ir subiendo poco a poco. Cuando cepillamos el cabello se estimula la circulación sanguínea del cuero cabelludo que muy importante en la nutrición capilar.

2.    Lavado

Son muchas las teorías que giran en torno al lavado del cabello. Como: ¿Cuánto tiempo hay que dejar una mascarilla? ¿Cuántas veces hay que aplicarse el champú? Entre otras. Para despejar cualquier duda a continuación, les daremos una serie de pasos para que el lavado se haga de manera profesional.

 

Usar agua tibia para humedecer el cabello

Se usa un poco de agua con la que se humedece el cabello. Esta no debe estar muy caliente ni tampoco debe estar fría.

 

Champú

En la palma de la mano se debe dosificar un poco de champú. Aproximadamente una cucharadita para el cabello corto y dos para cabellos más largos. Masajeando hasta que haya emulsionado.

Se debe aplicar sobre el cabello, pero no sobre todo el cabello. El champú se debe aplicar sobre la raíz y masajear, permitiendo que este caiga hacia el resto del cabello. No es necesario arrastrar el producto ya que la raíz del cabello es donde se tiende a acumular la mayor cantidad de suciedad. Por lo que es la zona donde más se suele acumular la grasa. En el caso de las puntas no suelen acumular suciedad, en realidad estas tienden ha estar secas. Por lo que no es tan necesario limpiarlas a profundidad.

¿Cómo se debe aplicar el champú?

Lo más recomendado al momento de aplicar el champú. Es masajear con la yema de los dedos el cuero cabelludo durante algunos minutos luego quitarlo con abundante agua. Hacerlo un par de veces es suficiente. Con la primera pasada sirve para limpiar todo el cabello y la segunda es para masajear y estimular la irrigación sanguínea del cuero cabelludo. Además, da un refuerzo a la limpieza de este.

Hidratación

Una vez retirado el champú es momento de hidratar el cabello. Y la mejor forma de hacerlo es utilizando un acondicionador o una mascarilla hidratante. Se aplica en las puntas y el medio del cabello jamás se debe aplicar sobre la raíz. Una vez que se ha aplicado el producto hidratante, el pelo se debe recoger en la coronilla. De esta forma se evita que el producto que se esta usando penetre en la piel y llegue a obstruir los poros.

El aclarado

Este es uno de los pasos finales. Es importante que se realice con agua tibia, no se debe abusar con el agua caliente. Asegurándose de retirar por completo el producto, luego se debe terminar aclarando con agua fría. Esto ayuda en la potenciación del brillo natural que posee el cabello, cerrando la cutícula. Además, de prevenir que se engrase el cuero cabelludo.

Llegados a este punto en el proceso es importante saber que tipo de cabello tenemos y cual es su estado. Por ejemplo, si el cabello ha sido teñido este suele estar más seco. Al tener en cuenta esta situación cuales son los productos que mejor le prestan a nuestro pelo.

Para el cabello graso

En este caso el pelo tiende a acumular grasa en las raíces y las puntas se resecan. Si tu posees este tipo de cabello, en el prelavado y el lavado debes tener un especial cuidado. Se recomienda tener especial cuidado en la limpieza de las raíces y con la misma atención hidratar las puntas.

Para el cabello seco

Lo que necesita el cabello seco es nutrición extra. Para lograr eso, en el prelavado se debe aplicar una mascarilla nutritiva. Que es la que va ha aportar ese plus de nutrición que tanto le hace falta al cabello. Luego aplicar un aceite que le aporte más nutrientes y le devuelvan su vitalidad. En especial si se han utilizado secadores o planchas.

Para el cabello teñido

Este se encuentra dentro del tipo de cabello seco, y generalmente están dañados. Por lo que suelen padecer del mal de la resequedad. Con este tipo de cabello se suele seguir una rutina capilar muy similar al del cabello seco.

3.    Post-Lavado

Secado

Para finalizar, la forma correcta de secar el cabello es usando una toalla de microfibra. Evitando por completo las toallas de felpa. Estas son agresivas con el cabello, son ásperas y casi no absorben el agua El cabello mojado se torna frágil y la humedad se debe retirar con delicadeza. Las toallas de microfibra son las ideales por su gran capacidad de absorción y suavidad.

Otro punto a tener en cuenta es el uso de productos especiales para el peinado posterior. Como los que ayudan a desenredar y peinar el pelo. Y si se va ha hacer uso de secadores o planchas, es importante aplicar productos protectores de calor. Para que el exceso de calor no termine por deshidratar el cabello, evitando así que se vuelva quebradizo.

Una vez hayas secado tu cabello, es importante que aplique unas gotas de aceite. Con esto se logra rehidratar el cabello al mismo tiempo que se fija el peinado. Este paso se vuelve estrictamente necesario si has utilizado algún aparato térmico.

Sin importar que tipo de cabello tengas siempre debes mantener una adecuada rutina capilar para que no se pierda su vitalidad y belleza. El cabello es parte fundamental de nuestra imagen y cuidarlo es garantía de que siempre se verá bien.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *