Tiña tricofítica

Tiña tricofítica

La tiña tricofítica, tiña capitis o tiña de la cabeza, es una infección de las hebras capilares ocasionada por bacterias. Esta enfermedad a pesar de ser poco conocida, es muy común entre los humanos y animales. Debido a que se propaga muy fácilmente, por el alto nivel de contagio que posee.

En este artículo, hablaremos un poco sobre estos temas, además de explicar primeramente que es la tiña. También, explicaremos las causas, los síntomas y las complicaciones (como el querión), que pueden ser desarrolladas por esta afección. Te invitamos a seguir leyendo, para que conozcas sobre este tema.

También te puede interesar: Piedra blanca en el cuero cabelludo

¿Qué es la tiña?

Tiña tricofítica

La tiña, también conocida como tinea, es una infección de la piel producida por hongos o bacterias. Esta enfermedad se manifiesta a través de ronchas escamosas amarillas que tienen un mal olor. Además, esta afección suele presentarse a temprana edad, es decir, afecta mayormente a los niños. Aunque también se puede dar en adultos. Es relevante acotar, que se trata de una enfermedad contagiosa. Por ese motivo, se propaga muy rápido en la piel y puede afectar a cualquier parte del cuerpo.

Los hongos son los principales responsables de la tiña, aunque en algunos casos también pueden estar involucradas bacterias. Estos hongos prosperan en ambientes cálidos y húmedos, y se contagian fácilmente. Por contacto directo con la piel infectada, con objetos contaminados o con animales.

El tratamiento de la tiña depende del tipo de infección y de la severidad de la misma. En la mayoría de los casos, se pueden utilizar cremas, lociones o aerosoles antimicóticos de venta libre. En casos más severos, pueden ser necesarios medicamentos antimicóticos orales.

Si cree que usted o su hijo tienen tiña. Es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Tiña tricofítica ¿Qué es?

Tiña tricofítica

Ante todo, la enfermedad tiña tricofítica, también conocida como tiña capitis, consiste en una irritación cutánea causada por bacterias. Esta infección se aloja en el cuero cabelludo, dejando a su paso zonas descamadas, resecas y con alopecia. Mayormente está presente en niños, aunque, también puede verse en adultos. En lo general, es una afección controlable. Una vez que se tenga el diagnóstico, el especialista recetará tratamientos en pastillas para adultos y cremas antifúngicas para los niños.

Los hongos dermatofitos son los responsables de este tipo de tiña. Estos hongos se encuentran en la piel, el cabello y las uñas de las personas y los animales infectados. Y puede contagiarse por contacto directo o indirecto.

Los medicamentos antimicóticos orales más utilizados para tratarla son:

  • Griseofulvina: Es el tratamiento más común para la afección. Se administra en forma de cápsulas o tabletas durante 4 a 6 semanas.
  • Terbinafina: Es un medicamento más nuevo que la griseofulvina y es efectivo en el tratamiento. Se administra en forma de cápsulas o tabletas durante 1 a 2 semanas.
  • Itraconazol: Es otro medicamento efectivo para la tiña capitis. Se administra en forma de cápsulas o tabletas durante 2 a 4 semanas.

Es importante seguir las instrucciones del médico al tomar medicamentos antimicóticos orales. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios como malestar estomacal, náuseas y vómitos.

En caso de presentar síntomas de tiña capitis, es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado. Ya que es una infección controlable. Con un diagnóstico y tratamiento correcto, la mayoría de las personas se recuperan por completo en unas pocas semanas.

Tipos de infección de tiña tricofítica

Tiña tricofítica

Naturalmente, la tiña tricofítica se puede dividir en dos tipos, según como penetren en el cuero cabelludo. Estos tipos son:

  • Endotrix: Los filamentos del hongo crecen direccionados hacia la corteza del cabello, introduciéndose en los folículos pilosos. Este permanece y se desarrolla dentro del pelo, no llega a tocar la corteza capilar.
  • Ectoendotrix: Este se caracteriza por estar presente interna y externamente en el cuero cabelludo. Es decir, lo filamentos del hongo se alojan en el intermedio de los folículos pilosos. Llegando en este caso, no solo a desarrollarse dentro del pelo, sino también a irrumpir en toda la epidermis del cabello.

A su vez, estas se pueden clasificar en 3 tipos:

  • Tiña microspórica: Presenta una pequeña alopecia (parche), de forma redondeada y de color grisáceo, con una descamación total en el área. Cabe destacar que este parche se presenta de forma única en toda la cabellera.
  • Tiña tricofítica: En este caso, se encuentran múltiples parches pequeños de alopecia. Sin embargo, la descamación no es total, dejando espacios irregulares dentro del parche.
  • Tiña inflamatoria: Aparece en el cuero cabelludo en forma de nódulo, la cual es dolorosa y segrega pus. En este caso, los folículos pilosos se pueden desprender y, quedar algunos insertados dentro del nódulo.

Así pues, al conocer que tipo de infección tiña tricofítica posee la persona. El médico podrá identificar qué tipo de hongo es, la causa de la infección, color, tamaño, entre otros. Lo cual ayudará al diagnóstico y posteriormente, al tratamiento más idóneo para el paciente.

Querión ¿Qué es?

Tiña tricofítica

Teniendo en cuenta que la tiña tricofítica es una infección de la dermis, alojada en el cuero cabelludo. Esta puede conducir a la producción de un querión. Este es una protuberancia de aspecto desagradable, dolorosa e inflamatoria, que puede originar una supuración.

El querión se produce como una respuesta inmunitaria exagerada a la infección por hongos dermatofitos en el cuero cabelludo. Esta respuesta inflamatoria intensa conduce a la acumulación de células inmunitarias, pus y otros detritos en la zona afectada. Lo que da lugar a la formación de la protuberancia.

El diagnóstico del querión se realiza mediante un examen físico del cuero cabelludo y la observación de las características clínicas. En algunos casos, se pueden realizar pruebas de laboratorio como el examen con lámpara de Wood. O el cultivo de hongos para confirmar el diagnóstico.

Causas de la tiña tricofítica

Cabe acotar, que la tiña tricofítica es una afección originada por una bacteria u hongo común. Es considerada una enfermedad de tercer mundo, puesto que, la situación socioeconómica influye mucho en el contagio de la afección. Esta puede estar originada por diversos factores. Entre ellos encontramos:

  • Objetos: Se puede dar por objetos que estuvieron en contacto con los agentes emisores de la afección, es decir, humano o animal. Estos objetos pueden ser: ropa, teléfono, toallas, cubiertos, entre otros.
  • Entre humanos: Se da por el contacto con otra persona que está contagiada por esta afección.
  • Por Animales: Puede acarrear si acaricias, bañas o cepillas a un animal con tiña capitis. Los animales que más son propensos a desarrollar esta afección son los gatos, caballos, perros pequeños y cerdos.

¿Cuáles son los síntomas de la tiña tricofítica?

Tiña tricofítica

Entre los síntomas más relevantes de la tiña tricofítica, encontramos:

  • Áreas sensibles y dolorosas.
  • Parches agrandados gradualmente con puntos negros.
  • Aparición de uno o más parches con costras amarillas, donde hay presencia de alopecia.
  • Hebras finas y quebradizas.
  • Pérdida de cabello.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Fiebre.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas experimentan estos síntomas. Se pueden tener solo algunos de ellos, mientras que otras personas pueden tener síntomas más severos.

Diagnóstico

Realmente, existen diversas formas de determinar si se tiene tiña tricofítica. En primer lugar, se realiza un examen visual y exhaustivo del cuero cabelludo, para posteriormente retirar las ronchas y hebras capilares. De esta forma, poder examinarlas a través de un microscopio. También, se pueden realizar cultivos con estos elementos o colocar una luz ultra violeta (lámpara Wood) en la cabellera.

El diagnóstico es importante para iniciar el tratamiento adecuado y prevenir complicaciones. Si presenta síntomas de tiña tricofítica, consulte a un médico para obtener un diagnóstico preciso.

Factores de riesgo y prevención

Existen dos factores de riesgo principales para contagiarse de la tiña tricofítica, estos son:

  • Contacto con animales o humanos: Recordando que esta afección es vista mayormente en niños. Se puede dar fácilmente el contagio en las escuelas o centros de recreación infantil. Del mismo modo, los animales pueden ser portadores de esta enfermedad, a pesar de no presentar ningún síntoma. Por ello, los niños se pueden contagiar al acariciarlos o tocarlos.
  • Edad: Como se explicó anteriormente, los niños son los más propensos a desarrollar esta afección. Se puede dar en niños de 1 hasta 10 o 12 años.

Por otro lado, no existe un método realmente exacto para prevenir esta enfermedad. Solo se recomienda tener cuidado con los objetos que tocan los niños. Si se tienen animales, llevarlos periódicamente al veterinario para asegurarse de que están libres de infección. De igual forma, llevar mensualmente los niños al pediatra para descartar infecciones. Por último, se recomienda tener una buena higiene corporal y capilar, para evitar el desarrollo de estos hongos.

Tiña tricofítica ¿Qué complicaciones puede provocar?

En generalizaciones anteriores, se ha mencionado que esta enfermedad, aunque sea contagiosa, no es mortal. Se cuenta con tratamientos para anular y desaparecer el desarrollo del mismo. No obstante, si no se trata a tiempo, se puede generar la aparición de magmas denominados Querión. Estos, aparte de ser muy dolorosos y tener un olor muy desagradable. También pueden ocasionar pérdida capilar y cicatrices permanentes en el área donde aparecen. Por ello, es sumamente importante diagnosticar la afección a tiempo.

Si presenta síntomas, es importante:

  • No compartir peines, gorras, toallas o ropa con otras personas.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Evitar tocarse el cuero cabelludo infectado.
  • Seguir las instrucciones del médico al tomar medicamentos y realizar los cuidados locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *