Tipos de injerto de barba

Injerto de barba

En la actualidad, cada vez hay más personas realizando procedimientos quirúrgicos capilares. Como lo es el injerto de barba, una zona bastante importante para la vida social del hombre. Es conocido que estos bellos faciales representan virilidad y masculinidad en la sociedad. Por ello, se hace relevante para algunos poseer una barba o bigote abundante.

El implante de barba, si bien es una técnica relativamente nueva, es importante para el desarrollo personal del hombre. Existen diversos tipos de injerto de barba, el cual estará asociado en base a los requisitos del paciente. En este artículo hablaremos a profundidad estos temas. Te invitamos a quedarte para que conozcas más de esta práctica.

También te puede interesar: ¿Cómo recuperar el pelo perdido?

¿Qué es un injerto de barba?

Injerto de barba

El injerto de barba, también conocido como trasplante o implante de barba, se ha convertido en una opción cada vez más popular. Para aquellos hombres que buscan mejorar la densidad, la uniformidad y la estética de su vello facial. Este procedimiento, similar al injerto capilar, ofrece resultados permanentes y naturales, permitiéndote finalmente lucir la barba que siempre has deseado.

El procedimiento se basa en la extracción de unidades foliculares de una zona donante del cuero cabelludo. Generalmente la nuca, donde el cabello suele ser más resistente a la caída. Estas unidades foliculares, que contienen uno o varios pelos. Se implantan cuidadosamente en las áreas de la barba con menor densidad o ausentes de vello.

Injerto de barba

El injerto no solo se limita a rellenar espacios vacíos. Permite al paciente diseñar la barba deseada, ya sea que se busque una barba espesa y completa. Así como un estilo más perfilado o simplemente rellenar zonas con poco vello. La técnica posibilita crear diferentes densidades, ángulos y direcciones de crecimiento para lograr un resultado natural y personalizado.

A diferencia de otros métodos para mejorar la apariencia de la barba, como el uso de minoxidil o la aplicación de cosméticos. El injerto en la barba ofrece resultados permanentes. Los pelos trasplantados se integran al tejido de la barba y crecen de forma natural. Requiriendo los mismos cuidados que el resto del vello facial. Es importante hacerlo en una clínica con buena reputación, como es el caso de Capilclinic.

¿Por qué se lleva a cabo un injerto de barba?

Injerto de barba

El injerto de barba se puede propiciar por diversos factores, dependerá realmente de cada persona. Algunos de ellos son:

  • Ausencia de vello: Algunos hombres experimentan un crecimiento escaso o nulo de la barba en zonas específicas. Como las mejillas, el mentón o el bigote. Esta condición puede ser hereditaria, producto de desequilibrios hormonales o cicatrices. El injerto les permite poblar estas áreas y obtener una apariencia más uniforme.
  • Barba poco poblada: Si bien existe vello facial, este puede ser demasiado fino o débil, lo que genera una apariencia poco definida. El injerto aumenta la densidad, otorgando mayor volumen y textura a la barba.
  • Cicatrices: Accidentes, quemaduras o cirugías previas pueden dejar marcas en el rostro que afectan el crecimiento normal de la barba. El injerto de la barba permite cubrir estas cicatrices, mejorando la estética facial y disimulando las imperfecciones.
  • Alopecia areata: Esta condición autoinmune puede ocasionar la pérdida de vello en zonas específicas de la barba. El injerto capilar ofrece una solución para recuperar la densidad en las áreas afectadas.
  • Apariencia prolija: Una barba bien definida y cuidada aporta un aspecto más prolijo y profesional. Esto puede ser importante para hombres que buscan mejorar su imagen en el ámbito laboral o social.

Los beneficios de este procedimiento no se limitan al ámbito estético. Para muchos hombres, una barba poblada es un símbolo de masculinidad, madurez y seguridad. El injerto de la barba puede contribuir a mejorar la autoestima, la confianza en sí mismo y la satisfacción con la imagen personal.

Procedimiento del injerto de barba

Injerto de barba

En primer lugar, se realiza una minuciosa evaluación con el médico especialista. Para luego, determinar qué plan se va a seguir de acuerdo a la estructura del rostro del paciente. Una vez terminada esa etapa, se procederá a afeitar y extraer las unidades foliculares del área donante. Es importante destacar, que esta cirugía es practicada con anestesia local.

Una vez culminado el anterior paso, se implanta individualmente cada unidad folicular (UF) en la barba. En este último paso, se debe tener mucho cuidado de colocar correctamente el injerto de barba. Teniendo en cuenta aspectos como grosor, ángulo y dirección de los vellos faciales del área.

En otro orden de ideas, este proceso suele durar mínimo 4 horas, ya que es bastante largo el procedimiento. Otro punto a destacar, es que no es un proceso doloroso durante o después del procedimiento quirúrgico. Sin embargo, se pueden notar algunas molestias postoperatorias, pero se irán a los días. De todas formas, se puede ingerir analgésicos si el dolor es muy fuerte.

También, se hace relevante acotar que no surgen inflamaciones una vez finalizada la operación. Aunque, se pueden dar algunas excepciones, pero no duran más allá de un par de días. No obstante, si es normal notar en las áreas despobladas algunos puntos rojos donde se hicieron las incisiones. Estos puntos al pasar los días, desaparecerán sin mayor relevancia.

Preparación para el injerto de barba

Injerto de barba

Al igual que cualquier intervención médica, el injerto de barba requiere de una preparación previa. Para garantizar un resultado óptimo y una experiencia segura para el paciente. Esta preparación abarca diversos aspectos, los cuales son:

  • No consumir bebidas alcohólicas ni cafeína: Se prohíbe su consumo al menos 3 días antes de la cirugía. El alcohol y la cafeína son anticoagulantes naturales, lo que significa que aumentan el riesgo de sangrado durante el procedimiento. Esto puede dificultar la labor del cirujano y afectar la precisión del injerto.
  • Suspender el uso de multivitamínicos: Algunos suplementos vitamínicos, como la vitamina E y el ginseng, también pueden tener efectos anticoagulantes. Por lo tanto, se recomienda suspender su consumo al menos 7 días antes del injerto.
  • Limpiar muy bien las áreas donantes y receptoras: La zona del cuero cabelludo debe estar limpia y libre de cualquier producto capilar. Como geles, lacas o fijadores. Se recomienda lavar el cabello con un champú suave la noche anterior a la cirugía. Igualmente, la zona donde se implantarán los folículos también debe estar limpia y rasurada. El afeitado debe realizarse la noche anterior o la mañana del día de la intervención.
  • Manejo del estrés: El estrés puede afectar negativamente la salud en general. Y, en el caso del injerto, podría aumentar la presión arterial y el riesgo de sangrado. Por lo tanto, es importante tomar medidas para reducir el estrés en los días previos a la cirugía.

Tipos de injerto de barbas

Básicamente, los tipos de injerto de barba se dividen de acuerdo al área emisora. Teniendo eso en cuenta, se pueden distinguir tres tipos:

  • Cubrir zonas donde el vello facial es escaso: El objetivo es volver a poblar las áreas donde no crece el vello facial. Así como obtener una barba más densa.
  • Injerto en barba y bigote: Como lo indica su nombre, se realiza un injerto en el área de la barba y del bigote. Con la finalidad de poblar estas dos áreas y lucir una apariencia perfecta.
  • Injerto de barba, patillas y bigote: Este se denomina el combo completo. El objetivo es perfilar de manera prolija la barba, las patillas y el bigote. Brindando al paciente la apariencia deseada.

¿Dónde se extraen los folículos pilosos para un injerto de barba?

Generalmente, los folículos pilosos se toman de los laterales y de la parte inferior del cuero cabelludo. Estas zonas son las que tienen un mayor beneficio en cualquier trasplante capilar.

Por otra parte, hay que tener en cuenta la dirección de los vellos antes de realizar el injerto de barba. De esta manera, se dará un aspecto natural a ese nuevo vello facial. Es importante acotar, que la operación puede durar hasta 6 horas por su complejidad.

Cuidados necesarios luego de la intervención

En definitiva, los días siguientes al procedimiento quirúrgico pueden ser un tanto molestos. Esto se debe a algunas irritaciones que pueden estar presente en esa área. En este caso, se hace necesario que el paciente no duerma de lado ni boca abajo, siempre hacia arriba. Además, evitar realizar actividades físicas como: cardio, pesas, jugar tenis, fútbol, basquetbol, entre otros. También, evitar exponer al sol el área del injerto. Al tener en cuenta estos factores, se van a disminuir las posibilidades de sufrir irritación.

Por otro lado, a diferencia de otros trasplantes capilares, el injerto de barba tiene una recuperación mucho más rápida. Por lo tanto, los factores mencionados anteriormente se aplicarán durante pocos días. Específicamente, durante 10 o 15 días como máximo.

Es así como, durante los primeros 10 o 15 días, se recomienda aplicar cremas que ayuden al proceso de cicatrización. Además, es necesario que no haya ninguna fricción o roce en la zona del injerto. Con el objetivo de evitar algún daño en los folículos pilosos implantados en el área.

Es sumamente importante evitar afeitar o recortar los vellos faciales de la barba, bigote y patillas. Puesto que, pueden lastimarse las UF insertadas en estas áreas. Antes de realizar cualquier corte, es necesario que lo consulte previamente con su médico. De igual forma, no se debe arrancar o rascar las ronchas que surgen luego del procedimiento. No se preocupen por esto, es normal y al pasar los días se caerán solas.

Finalmente, recalcamos que no se puede afeitar la zona hasta que no lo autorice su médico especialista. Esto se debe, a que los injertos deben estar completamente integrados y adaptados al área emisora, en este caso la barba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *