Trasplante capilar en mujeres, ¿en qué consiste?

Trasplante capilar en mujeres

Ser mujer y sufrir de alopecia genera un impacto psicológico negativo que no solo se ve reflejado en el aspecto físico. Sino también en la autoestima y en la seguridad con la que la afectada se dirige o desenvuelve ante los demás. Sobre todo, con la aparición de notables claros en el cuero cabelludo o tras experimentar una significativa pérdida de densidad capilar. Sin embargo, gracias a los avances de la medicina estética y a los efectivos resultados del trasplante capilar en mujeres. Darle solución a este problema ya no es imposible.

Se estima que después de los 40 años y tras el arribo de la menopausia. Alrededor de un 20% de la población femenina enfrenta una pérdida irregular de cabello. Con énfasis en un retroceso de la línea frontal de la cabellera hasta un aclaramiento notable de la línea central del cuero cabelludo. Haciendo que uno de los símbolos más distintivos de la mujer se vea sustancialmente golpeado y deteriorado. Por ello y debido su alto grado de eficacia, el trasplante capilar se perfila como una de las mejores alternativas para la calvicie femenina.

Quédate con nosotros y entérate de cómo se lleva a cabo este procedimiento y cuáles son sus principales beneficios.

También te puede interesar: Problemas capilares, ¿Cuáles son los más comunes?

¿En qué consiste el trasplante capilar en mujeres?

Trasplante capilar en mujeres

Desde hace más de 70 años y con una imparable evolución desde entonces. El injerto capilar se ha convertido en una de las técnicas más innovadoras y efectivas para combatir los estragos de la calvicie. Mediante métodos e instrumentos cada vez más precisos e indoloros. Con los cuales ya no solo es posible trasplantar un mayor número de unidades foliculares. Sino también abarcar zonas mucho más extensas. Minimizando los daños en la superficie cutánea y ofreciendo resultados altamente naturales.

Por ende, constituye uno de los tratamientos más recomendados para revertir la pérdida de densidad capilar en patrones de calvicie femenina. En donde la incidencia de factores como el estrés, los cambios hormonales, el envejecimiento y el abuso de productos químicos. Al igual que malos hábitos alimenticios. Pueden agravar los síntomas de una incipiente alopecia frontal fibrosante o de una predisposición genética a la alopecia androgénica.

El caso es que, gracias a los avances de la microcirugía en materia de tricología. Es posible que cualquier paciente recupere la fuerza y abundancia de su cabellera de forma permanente y natural. Apelando a un procedimiento quirúrgico ambulatorio mínimamente invasivo. En el que solo se requiere de una zona donante de calidad y de anestesia local.

A continuación, te presentamos tres de las técnicas más utilizadas para llevar a cabo un trasplante capilar en mujeres y en qué consisten cada una de ellas:

Técnica FUE

Trasplante capilar en mujeres

Mediante la extracción e implantación de unidades foliculares sanas y sin necesidad de recurrir al rasurado total de la cabeza. El injerto capilar con la técnica FUE figura como uno de los tipos de trasplantes de cabello más discretos y efectivos del momento. Sobre todo, si quieres volver a disfrutar de una melena fuerte y voluminosa. Sin que nadie note que te has sometido a una intervención quirúrgica.

Además, entre sus múltiples ventajas destaca el hecho de que no deja cicatriz y se lleva a cabo en un periodo de 6 a 8 horas. Con un tiempo de recuperación relativamente corto. Debido a que después de las 48 horas de la cirugía el paciente puede volver a retomar su vida normal. Siguiendo todas las recomendaciones postoperatorias que el médico le indique. Aunque, sin duda, se librará de cualquier tipo sutura.

Por ello y tras conocer el grado de calvicie y el estado en el que se encuentra el cuero cabelludo de la afectada. Destaca como una de las soluciones quirúrgicas más recomendadas para abordar cuadros leves y moderados de alopecia frontal fibrosante.

Técnica FUSS

Trasplante capilar en mujeres

También conocida como la técnica de la tira y especialmente indicada para todas aquellas personas que llevan el cabello largo. El trasplante capilar en mujeres con la técnica FUSS consiste en extraer una pequeña tira de piel con cabello de la zona posterior o lateral del cuero cabelludo. Por lo que el procedimiento en cuestión permite obtener un mayor número de unidades foliculares en menos tiempo.

Sin embargo y pese a que el grosor de dicha tira ronda entre un 1 y un 1,5 cm de ancho, con alrededor de 2 mm de longitud. Se trata de un tipo de injerto que te dejará una mínima cicatriz y aunque con el paso del tiempo puede llegar a ser imperceptible. Hará que el proceso de recuperación sea más delicado y prolongado.

Aunado a ello, debido a sus características y al uso de microbisturís especiales para realizar la incisión. Este tipo de intervención suele durar entre 5 a 6 horas. Y al final el paciente deberá guardar su respectivo reposo para garantizar el éxito del trasplante. Sin entorpecer el crecimiento del nuevo pelo que empezará a notarse a parte partir del primer mes.

Técnica DHI

Trasplante capilar en mujeres

Conocida como la variante mejorada de la técnica FUE. El método de trasplante capilar en mujeres con la técnica DHI. Es otro de los recursos más idóneos para incrementar el volumen del cabello y conseguir una mayor densidad capilar en áreas pequeñas.

Pero, además, destaca por ser una intervención que no demanda de ningún tipo de cortes, ni suturas y que por ende no genera sangrado. Básicamente porque el proceso de implantación que se lleva a cabo en estos casos se realiza mediante una pluma. Que, no solo es más precisa, sino también menos agresiva con los tejidos circundantes.

Esto hace que las probabilidades de supervivencia de las unidades foliculares sean más altas. Lo cual se corresponde con el 97% de la tasa de éxito de este tipo implante capilar. Un método que, aparte de ser perfecto para trasplantar cabellos largos. Resulta sumamente efectivo para injertar más pelo en menos tiempo. Así que si buscas abordar directamente el área que sufre de alopecia y conseguir resultados 100% naturales. La técnica DHI es una excelente opción para ti.

¿Qué tipos de calvicie son más comunes entre la población femenina?

Trasplante capilar en mujeres

Pese a que los hombres son más propensos a sufrir de alopecia por un tema de predisposición genética y de orden hormonal. En donde, juega un papel clave la acción de la enzima 5 alfa reductasa. Las mujeres tampoco están exentas de enfrentarse a este tipo problemáticas. Sobre todo, entre los 30 y los 40 años de edad. Bien sea por etapas como el embarazo o por desequilibrios hormonales a raíz de la menopausia.

El hecho es que, dependiendo del género, existen algunos tipos de calvicie que suelen afectar con mayor frecuencia a las mujeres. Veamos pues, cuáles son los principales síntomas y en qué consisten las más comunes:

Alopecia androgénica

Trasplante capilar en mujeres

Así como ocurre con los hombres, existe un patrón de calvicie femenina que afecta directamente a las mujeres. Este tipo de alopecia se manifiesta con mayor frecuencia entre los 30 y los 50 años. Y, por lo general, tiene un origen de orden hormonal y hereditario. El cual se evidencia mediante una paulatina recesión de la línea frontal, para luego intensificarse en la línea media de la cabeza. Hasta avanzar hacia la zona frontal.

Alopecia areata

Trasplante capilar en mujeres

Como parte de una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca directamente a los folículos pilosos. Para provocar una inusual pérdida de cabello que puede llegar a extenderse hacia otras áreas del cuerpo. Afectando zonas como las cejas y las pestañas. La alopecia areata es otro de los tipos de calvicie que, suelen impactar con mayor frecuencia a la población femenina.

El estrés, la ansiedad, malas rutinas de lavado, déficit de nutrientes y predisposiciones genéticas o agentes ambientales. Son algunos de los factores que favorecen la aparición de este trastorno capilar que, en ciertos casos provoca la pérdida total del pelo.

Alopecia frontal fibrosante

Caracterizada por la recesión o el retroceso de la línea de implantación frontotemporal y con una progresiva disminución de la densidad capilar. Este patrón de calvicie destaca como parte de los casos más recurrentes e idóneos para optar por un trasplante capilar en mujeres. Especialmente, en aquellas pacientes de edad avanzada que pasan de los 40 años. Debido a que con el avance este tipo de calvicie, la frente de la afectada empieza a hacerse más prominente.

De hecho, a raíz de la forma en la que se manifiesta esta pérdida de cabello. También se le conoce como alopecia de diadema y es típico que se presente acompañada por granos y venas en la cara. Sin embargo, hasta el momento se desconoce la causa exacta de este mecanismo de carácter autoinmune y hormonal.

Efluvio telógeno

La alopecia difusa, también conocida como efluvio telógeno agudo. Es una de las principales causas y motivos de consulta cuando se trata de la pérdida de cabello irregular en las mujeres. Y se caracteriza por una paulatina miniaturización de los folículos pilosos. Así como por un debilitamiento gradual de las fibras capilares.

Aunque a diferencia de los otros tipos de calvicie. La caída del pelo que se produce en estos casos suele ser homogénea y en la mayoría de los escenarios es reversible y temporal. Por lo que determinar la causa que la desencadena es lo esencial para abordarla de forma oportuna.

¿Por qué se le cae el cabello a las mujeres?

Las mujeres enfrentan muchos cambios hormonales a lo largo de su vida, empezando por la etapa del desarrollo y la pubertad. En donde, los síntomas pre menstruales llegan a hacer de las suyas. Sin embargo, es con el embarazo y con la caída de cabello postparto que muchas experimentan por primera vez una especie de efluvio telógeno. El cual, por lo general, forma parte de un proceso transitorio y temporal dentro del ciclo de crecimiento del cabello.

No obstante, tras cumplir los 40 años y con el arribo de la menopausia, los estragos de esos cambios hormonales pueden volver a acentuarse. Aumentando el riesgo de padecer de algún tipo de alopecia como la androgénica o la fibrosante. Aunque a la hora de enumerar los factores de riesgo de dicho trastorno, también pueden saltar a la vista los siguientes aspectos:

  • Deficiencia de hierro.
  • Alteraciones hormonales.
  • Altos niveles de estrés o ansiedad.
  • Hipotiroidismo.
  • Dermatitis seborreica u otras afecciones cutáneas como la tiña.
  • Tricotilomanía.
  • Enfermedades de base como la diabetes tipo 2.

Esto quiere decir que no todas las pérdidas de cabello se pueden evitar. Sin embargo, sí que es posible poner en práctica algunas medidas para aumentar la oxigenación del cuero cabelludo. Y hasta para preservar su integridad.

A continuación, te presentamos algunas de ellas:

  • Lleva una dieta rica en biotina que contenga vitaminas A, C, D y E.
  • Realiza actividades físicas que te ayuden a drenar el estrés.
  • Evita los peinados tirantes y, sobre todo, no olvides hacerte tus exámenes de rutina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *