Tricotilomanía, ¿qué es y cómo se cura?

tricotilomanía

Una persona tiene un promedio de cien mil pelos en su cuero cabelludo. Existen razones que pueden hacer que esta cantidad de cabello disminuya drásticamente. En la mayoría de los casos son procesos naturales o enfermedades, como la alopecia o el envejecimiento. Estas son razones que aumentan la pérdida de la hebra capilar. Pero también, la tricotilomanía es una razón de pérdida de pelo. Una conducta compulsiva, tan poco común como la tricofagia y que puede ser muy perjudicial.

Las personas que sufren de este trastorno psicológico, tienen la costumbre de jalar el pelo en zonas localizadas hasta trozarlo o incluso arrancarlo desde la raíz. Asimismo, de una parte de las personas que padecen esta afección, cerca del 30 % termina tragando el cabello. A este trastorno se le conoce como tricofagia.

Aunque principalmente ingieren las hebras del cuero cabelludo, algunos ingieren vellos de otras áreas como piernas, brazos, pestañas y cejas. En este post te explicamos todo sobre la tricotilomanía y cómo tratarla.

¿Qué es la tricotilomanía?

tricotilomanía

La tricotilomanía es un problema de índole psicológico, donde la persona siente el deseo compulsivo de arrancar su cabello de raíz. Los pacientes con tricotilomanía suelen arrancarse el cabello de la cabeza, cejas, pestañas, brazos o la región púbica. Es un comportamiento que se presenta más en las mujeres, pero puede aparecer en individuos de cualquier género y edad.

Este trastorno se reconoce debido a que el individuo intenta repetidamente y sin éxito, dejar de llevar a cabo el comportamiento. Otra señal, es que la persona comienza a tener trastornos o angustia, que lo llevan a aislarse socialmente, avergonzarse, abochornarse o padecer otro tipo de molestias, debido al comportamiento.

tricotilomanía

Si esta afección no es tratada a tiempo puede causar la calvicie definitiva, que es la pérdida de pelo en áreas específicas. También, pérdida de cejas, pestañas o daños severos a los folículos capilares. En el caso de los niños, la falta de pelo en algunas áreas puede ocasionar burlas en el colegio. Cuando el pelo crece nuevamente, provoca picazón. Esto aumenta la posibilidad de que la persona lo arranque nuevamente, para evitar la incomodidad. Lo que crea un círculo vicioso.

Al menos el 20% de las personas que padecen de tricotilomanía, también padecen de tricofagia, que es la compulsión de comerse el cabello. Al padecer a la vez de este trastorno, también llamado síndrome de Rapunzel, el problema se agrava. Ya que, al ingerir el cabello, se forman bolas en el intestino que pueden terminar por obstruirlo. Estas solo pueden ser retiradas a través de cirugías.

¿A quién afecta este trastorno?

tricotilomanía

La tricotilomanía es un trastorno que puede afectar a personas de cualquier edad, raza, etnia o condición socioeconómica. Sin embargo, hay ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar la condición, entre ellos:

  • Genética: La tricotilomanía puede ser hereditaria. Las personas con antecedentes familiares de la condición tienen un mayor riesgo de desarrollarla.
  • Factores ambientales: El estrés, la ansiedad, la depresión, el abuso o el trauma pueden desencadenar o agravarla.

En cuanto a la distribución por sexo, el trastorno se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Sin embargo, es posible que esta diferencia se deba a factores culturales o sociales. Como la mayor tendencia de las mujeres a buscar atención médica. Así como la mayor aceptación social de la calvicie en los hombres.

En el caso de los niños, la prevalencia de la condición es similar en ambos sexos. Sin embargo, a medida que los niños crecen, la proporción en féminas aumenta. Esto podría deberse a los factores ambientales que contribuyen al trastorno. Ya que el estrés, la ansiedad y la depresión, son más comunes en las mujeres adultas.

Los síntomas de la condición pueden variar de persona a persona. Sin embargo, los más comunes incluyen:

  • Arrancarse el cabello de forma compulsiva.
  • Formación de calvas o zonas despobladas en el cuero cabelludo, cejas, pestañas u otras zonas del cuerpo.
  • Sentimiento de culpa o vergüenza por el comportamiento.
  • Intentos de ocultar el comportamiento.

Este trastorno puede tener un impacto significativo en la vida de las personas que lo padecen. Puede causar problemas físicos, emocionales y sociales. Las personas con esta condición pueden experimentar vergüenza, aislamiento social y baja autoestima. También, pueden tener problemas para concentrarse en el trabajo o la escuela.

Causas de la tricotilomanía

Las causas no están completamente claras, pero se cree que se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales. Esta condición puede ser hereditaria. Las personas con antecedentes familiares del trastorno tienen un mayor riesgo de desarrollarlo. Esto sugiere que puede estar causada por un trastorno genético.

En cambio, los factores ambientales que pueden desencadenar o agravarla incluyen:

  • Estrés: El estrés es uno de los factores ambientales más comunes. El estrés puede provocar ansiedad, lo que puede aumentar el impulso de arrancarse el cabello.
  • Ansiedad: La ansiedad es otro factor ambiental común que se asocia con la condición. La ansiedad puede provocar una sensación de tensión o inquietud, lo que puede desencadenar el impulso de arrancarse el cabello.
  • Depresión: Es un trastorno del estado de ánimo que puede causar una sensación de tristeza y desesperanza en las actividades cotidianas. La depresión puede aumentar el riesgo de desarrollar la condición.
  • Abuso o trauma: El abuso o el trauma pueden aumentar el riesgo de padecer el trastorno. Las personas que han sufrido abuso o trauma suelen arrancarse el cabello como una forma de lidiar con el estrés.

Además de los factores anteriores, algunos expertos creen que puede ser causada por un desequilibrio químico en el cerebro. Por ejemplo, se ha demostrado que las personas con tricotilomanía tienen niveles más bajos de serotonina. Una sustancia química que ayuda a regular el estado de ánimo y la ansiedad.

También, se ha propuesto que la condición puede ser causada por una disfunción en el circuito de recompensa del cerebro. Este circuito está involucrado en la motivación y el aprendizaje.

Algunas personas con el trastorno pueden experimentar una sensación de placer o gratificación al arrancarse el cabello. Esto puede reforzar el comportamiento y hacer que sea más probable que la persona lo repita.

¿Cuáles son los tipos de tricotilomanía?

tricotilomanía

Existen dos formas de clasificar la tricotilomanía. Veamos cuales son los tipos de tricotilomanía según esta clasificación.

Según el tiempo en que se exteriorizan los síntomas

  • Inicio precoz: Se presenta entre los 5 y 8 años de edad. Son episodios de corta duración, que no representan un problema grave. Es un trastorno que por lo general desaparece por sí mismo. Pero se debe mantener vigilancia, ya que podría presentarse nuevamente en la adultez.
  • Inicio tardío: En este tipo de tricotilomanía, el comportamiento es incapacitante y crónico. Puede afectar a adolescentes y adultos. Los síntomas son discontinuos, aparecen y desaparecen. Presentándose continuamente a lo largo de su vida. Pueden desaparecer por períodos de días, semanas, meses o años y luego reaparecer.

Según el estado de consciencia que tiene el paciente al arrancarse el cabello

  • Automático: No existe consciencia de que el individuo se está arrancando el cabello. Se dan cuenta una vez que lo han arrancado. Es una conducta que realizan mientras están distraídos en alguna otra actividad. Como ver la TV o estar frente a la computadora. Este tipo afecta al 75 % de las personas que padecen esta afección.
  • Consciente: Aun cuando las personas están conscientes de que están arrancando su pelo, no son capaces de detener el impulso. Se sienten tensionados y al arrancar el cabello sienten que esto disminuye. Este tipo es padecido apenas por el 25% de los pacientes que sufre de tricotilomanía.

Pueden existir casos donde el individuo padezca de ambos tipos, alternados en distintos momentos de su vida.

¿Cómo se cura la tricotilomanía?

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento de primera línea para el trastorno. Se trata de un tipo de terapia psicológica que se centra en identificar y cambiar los pensamientos, sentimientos y comportamientos.

En el caso de la tricotilomanía, la TCC se centra en los siguientes aspectos:

  • Reconocimiento de los desencadenantes: El primer paso es ayudar al paciente a identificar los factores que desencadenan la conducta de arrancarse el cabello. Estos desencadenantes pueden ser internos o externos, como situaciones específicas o personas.
  • Estrategias de afrontamiento: Una vez que el paciente ha identificado los desencadenantes, se le enseñan estrategias de afrontamiento para manejarlos de forma saludable. Estas estrategias pueden incluir técnicas de relajación o resolución de problemas.
  • Reemplazo de conductas: El objetivo final es ayudar al paciente a reemplazar la conducta de arrancarse el cabello con otras conductas más saludables. Estas conductas pueden ser físicas, como tocarse el cabello de forma suave, o cognitivas, como centrarse en pensamientos positivos.

La TCC es un tratamiento eficaz. Los estudios han demostrado que puede ayudar a reducir la frecuencia y la intensidad del comportamiento de arrancarse el cabello. Así como a mejorar la calidad de vida del paciente.

Además de la TCC, también se pueden utilizar medicamentos para tratar la condición. Los medicamentos más utilizados son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Que son un tipo de antidepresivo que puede ayudar a reducir la ansiedad y la depresión. Otros medicamentos que se pueden utilizar incluyen la clomipramina, un antidepresivo tricíclico, y la N-acetilcisteína, un modulador del glutamato.

El tratamiento del trastorno debe ser individualizado y adaptado a las necesidades de cada paciente. La combinación de TCC y medicamentos puede ser una opción eficaz para muchas personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *