Trucos para usar correctamente el champú

Champú - Mujer lavando su cabello

El cuidado capilar es un tema que por varios años no ha dejado de ser tendencia. Existen actualmente muchos tips, tutoriales, consejos y productos que garantizan revitalizar tu cabello. Pero, realmente desconocemos que tan efectivos pueden llegar a ser. Además, no todos te explican la relevancia e importancia que tiene el champú. Puesto que, no es únicamente un producto para limpiar el cuero cabelludo y ya.

El champú, tiene en el cuidado capilar tanta relevancia como el baño de crema o mascarilla para el cabello. Dado que, si no se utiliza el producto adecuado, puede generar resequedad, frizz, grasa o caspa en el cuero cabelludo. Te invitamos a que sigas leyendo y descubras los trucos para usar correctamente el champú.

¿Qué es un champú?

Champú - Mujer seleccionando el mejor champú

El champú es un producto capilar, que tiene como finalidad retirar los residuos de suciedad encontrados en el cuero cabelludo. Este producto es indispensable en nuestra rutina de cuidado capilar. Ya que, sin él, ninguna de las técnicas o productos para mantener el cabello funcionaría. Existen dos tipos de champús, los que no tienen jabón y los que sí llevan jabón.

El champú sin jabón es el más recomendado por los estilistas, el mismo contiene una cantidad mínima de ácido. Sin embargo, esta es suficiente para limpiar y retirar los residuos encontrados en el cuero cabelludo. Al utilizar este producto, el cabello luce más sano, sin frizz ni resequedad.

Champú - Mujer tocando su cabello liso y sedoso

En cambio, el champú con jabón se considera uno de los productos más perjudiciales para tu cabellera. Este producto tiene altos componentes alcalinos. Por ello, al hacer contacto con el agua, crea una gran cantidad de espuma que suele quedar en el pelo. Al final, tendrás una melena seca, sin brillo e imposible de peinar. El efecto en el cabello es tan dañino, que puede debilitar y quebrarlo. Sobre todo, si se aplica algún tratamiento con químicos, como tintes o alisados.

¿Cómo funciona su acción limpiadora?

Champú - Mujer lavando su cabello

El champú está conformado por varios componentes, a base de moléculas especiales para la limpieza capilar. Las mismas, están divididas en dos polos. Por un lado, se encuentran las hidrofílicas, que son aquellas partes de las moléculas activadas por el agua. Mientras que, en el extremo opuesto tenemos las partículas hidrofóbicas, que se sienten atraídas por la grasa.

Ahora bien, cuando estos dos polos de las moléculas se juntan y se colocan en el cuero cabelludo. Automáticamente las partes hidrofóbicas se adhieren a la grasa y la van eliminado del pelo. Liberando de este modo, suciedad que luego es eliminada por las partículas hidrofílicas. De esta forma, luego de enjuagar, tendrás un cabello totalmente limpio y sin rastro de grasa.

Tipos de champús

Champú - Mujer enjuagando su cabello

Los champús deben tener un pH balanceado para que puedan ser efectivos para el cuero cabelludo. Si tienen altos grados de alcalinidad, pueden resecar y dañar el cabello. En cambio, si tienen pocos grados, realmente no limpiarán el cuero cabelludo, dejándolo igual de graso. Por ello, se debe administrar un champú neutro, o con un pH favorecedor para ti y tu tipo de cabello.

Así, pues una de las características del champú, es que debe realizar espuma al estar en contacto con el cabello. Sin embargo, esta no debe ser excesiva, con poca espuma es suficiente para lavarse el pelo. Los activos que suelen tener los champús son: lauril éter sulfato sódico y de trietanolamina, ambos son ingredientes de limpieza.

En la actualidad, existen diversos tipos de champús. Cada uno de ellos contienen componentes diferentes. Ya sea para tratar diversas patologías capilares o para beneficiar un tipo de cabello. A continuación, explicaremos cuales son los tipos de champús que puedes encontrar:

Neutralizante

Champú - Mujer sacando champú para lavar el cabello

Por lo general, es un tipo de champú que suele favorecer a todo tipo de cabellos. A excepción de los cabellos rizados. Esto se debe a que sus componentes aditivos se activan cuando se emplea objetos de calor, como secadoras o planchas. Es ideal para no maltratar el pelo con estos tratamientos capilares. Aunque, se recomienda no abusar ni del champú ni de los alisados. Aun así, es una buena opción para mantener en buen estado tu melena.

El champú neutralizante se utiliza como cualquier otro producto. Se aplica sobre el cabello mojado, se masajea suavemente y luego se enjuaga con abundante agua. Se recomienda usar el gel neutralizante de 1 a 2 veces por semana, alternándolo con tu enjuague habitual.

Aunque este producto es muy beneficioso para el cabello, no se recomienda usarlo en exceso. Un uso demasiado frecuente puede resecar el cabello y eliminar los aceites naturales que lo protegen. Después de usarlo, es importante aplicar un acondicionador para hidratar y nutrir el cabello.

Para cabello dañado y maltratado

Champú - Mujer feliz al usar un champú reparador del cabello

Se debe evitar su uso si se va aplicar una permanente en el cuero cabelludo. Fuera de ello, es ideal para nutrir tu cabello. Puesto que, por lo general, contiene aceite de almendras, cocos, aminoácidos y otros ingredientes que son favorecedores para tu melena. Se puede administrar antes de un tratamiento revitalizador, o directamente sobre el cabello seco y maltratado. También, se puede aplicar si no se tiene un daño en la cabellera, ya que puede fortalecer la misma. Excepto, para los cabellos grasos.

Para devolverle la salud y vitalidad a tu cabello, una excelente alternativa es utilizar una mascarilla nutritiva especialmente diseñada para cabellos dañados. Estas mascarillas suelen contener ingredientes como aceite de almendras, aceite de coco, aminoácidos y otros nutrientes. Que penetran en la fibra capilar para fortalecerla, hidratarla y repararla desde adentro.

Para obtener los mejores resultados, es importante utilizar una mascarilla de calidad que se ajuste a las necesidades de tu cabello. También, es importante mantener una rutina de cuidado capilar adecuada que incluya el uso de un gel y acondicionador específicos para cabello dañado. Con el uso regular de la mascarilla y una rutina de cuidado adecuada, podrás recuperar la salud, vitalidad y belleza de tu cabello.

Champú/acondicionador

Mujer seleccionando entre acondicionadores

El champú/acondicionador, también conocido como 2 en 1. Es un producto que combina las propiedades de limpieza del champú con las de hidratación y suavidad del acondicionador. Esta alternativa ofrece una solución práctica para quienes buscan simplificar su rutina de cuidado capilar o tienen necesidades específicas.

Es importante destacar que no se recomienda para cabellos grasos. Su acción hidratante puede contribuir a una mayor producción de sebo en el cuero cabelludo. Lo que puede apelmazar el cabello y generar un aspecto grasiento. En estos casos, se aconseja utilizar un gel específico para cabello graso. Que ayude a regular la producción de sebo y mantener el cabello limpio y fresco por más tiempo.

Su uso reduce el tiempo dedicado a la rutina capilar, ya que no es necesario aplicar dos productos diferentes. Además, este tipo de producto suele ser más económico que comprar un gel y un acondicionador por separado.

Hidratante

Mujer feliz al usar un producto capilar hidratante

Este es uno de los productos de limpieza capilar, menos favorecedores para el pelo graso. Pero, es muy recomendable para cabellos quebradizos, opacos, maltratados, con friz o resecos. Una de sus características, es que evita que el pelo se enrede fácilmente. Además, genera fortaleza y brillo a las hebras capilares. Por lo general, este tipo de champú suele tener proteínas como aminoácidos o hidrolizadas, también algún aceite como jojoba.

Su principal función es reponer la humedad natural del cabello, combatiendo la sequedad y la descamación del cuero cabelludo. Las proteínas y aminoácidos presentes ayudan a fortalecer las hebras capilares, previniendo la rotura y las puntas abiertas. La hidratación proporcionada por este tipo de gel reduce el frizz y facilita el desenredado, permitiendo un peinado más fácil y sin esfuerzo.

Anticaspa

Mujer abrumada por tener que usar un producto anticaspa

El champú anticaspa es una herramienta fundamental para combatir la molesta presencia de caspa en el cabello. Su fórmula especializada actúa de manera efectiva para eliminar las escamas visibles y prevenir su reaparición. Aunque es efectivo, no se recomienda usarlo a diario. Su uso excesivo puede resecar el cuero cabelludo y causar otros problemas como irritación o dermatitis.

El ingrediente activo de este producto, como el piritionato de zinc o el ketoconazol, ataca el hongo causante de la caspa. Eliminando las escamas y previniendo su formación. Algunos productos también ayudan a controlar la producción de grasa en el cuero cabelludo. Lo que puede ser beneficioso para personas con cabello graso. Si la caspa es persistente o grave, es recomendable consultar con un dermatólogo para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

Consejos para aplicar correctamente el champú

Mujer preparándose para lavar su cabello

Ningún tratamiento capilar es por sí solo efectivo, todo depende de diversas técnicas que en conjunto favorecen tu cabellera. Es igual en el caso del champú, por ello explicaremos como se debe aplicar correctamente:

  • Al aplicar el champú, el cabello debe estar mojado. El producto tendrá un mayor impacto y absorción en el cuero cabelludo.
  • Masajear de forma lenta todo el cuero cabelludo, para que el producto penetre bien. Siempre con las yemas de los dedos, evitar el uso de las uñas.
  • No jalar ni enrollar el cabello alrededor de la cabeza. Con las manos, esparcir lentamente el producto por toda la longitud del pelo.
  • Masajear el cabello por dos minutos y luego enjuagar con agua templada.
  • Aplicar el producto limpiador solo dos o tres veces. Dependerá de tu tipo de cabello.
  • Enjuagar muy bien el cabello y al finalizar, enrollarlo en una toalla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *